Articlulos por "Celaya"

3-D Abel Cureño Acámbaro Accion Actores Adolescencia Adopcion Africa Alabanceros Alicia del Lago Amanda del Llano Ambiente campirano Amelia Wilhelmy America colonia America colonial Amistad Andrés Soler Ángel Garasa Ángel T. Sala Animacion Animales Aniversarios Antigua Grecia Antigua Roma Antiguo Egipto Antiguo Testamento Antonio Aguilar Antonio Banderas Año 1932 Año 1934 Año 1937 Año 1938 Año 1939 Año 1940 Año 1941 Año 1942 Año 1943 Año 1944 Año 1945 Año 1946 Año 1947 Año 1948 Año 1949 Año 1950 Año 1951 Año 1952 Año 1953 Año 1954 Año 1955 Año 1956 Año 1957 Año 1958 Año 1959 Año 1960 Año 1961 Año 1962 Año 1963 Año 1964 Año 1965 Año 1966 Año 1967 Año 1968 Año 1969 Año 1970 Año 1971 Año 1972 Año 1973 Año 1974 Año 1975 Año 1976 Año 1977 Año 1978 Año 1979 Año 1981 Año 1982 Año 1983 Año 1984 Año 1985 Año 1987 Año 1988 Año 1989 Año 1990 Año 1991 Año 1992 Año 1993 Año 1994 Año 1995 Año 1996 Año 1997 Año 1998 Año 1999 Año 2000 Año 2001 Año 2002 Año 2003 Año 2004 Año 2005 Año 2006 Año 2007 Año 2008 Año 2009 Año 2010 Año 2011 Año 2012 Año 2013 Año 2015 Año 2016 Año 2017 Año 2018 Año 2019 Años 1900 Años 1910-1919 Años 20 Años 30 Años 40 Años 50 Años 60 Años 70 Años 80 Apaseo el Alto Apaseo el Grande Archivo Histórico Armando Velasco Arreglista Arte Arte Basáltico Arte sacro Artes marciales Artesanias Artesanías Artesanos Articulos Artículos Artistas Asesinos en serie Asociación Plástica Celayense Atarjea Atletismo Atotonilco Audio Aventura espacial Aventuras Aventuras marinas Aves/Pajaros Baile Bandas de Viento Bares Barrio de San Antonio Barrio de Tierras Negras Basado en hechos reales Belico Bélico Biblia Biografico Blanca Estela Pavón Boletín Bomberos Botargas Boxeo Buddy Film Café Cultural de Acámbaro Cajeta Canal 22 Canal Once Cantantes Cantinflas Capa y espada Capilla de Nuestra Señora de los Dolores Capillas Carlos Francisco Rojas Gómez Carlos López Carlos López Moctezuma Carlos Orellana Carmen Montejo Carritos de Navidad y Posadas Casa de la Cultura de Celaya Casa del Diezmo de Celaya Catastrofes Celaya Celebraciones Celos Centro Cultural El Nigromante Centro Humanitario Caminemos Juntos Certamenes Chachita Charlton Heston Christiane Martell Ciencia ficcion Cine Cine épico Cine Español Cine familiar Cine independiente USA Cine Mexicano Cine Religioso Ciudades Patrimonio de la Humanidad Cocina Cocina Navideña Cocineras tradicionales Colaboradores Colegios & Universidad Colegios y Universidad Colonialismo Colonias Columba Dominguez Comedia Comedia de terror Comedia dramatica Comedia juvenil Comedia romantica Comic Comida tradicional Comonfort Compositor Conciertos Concursos Conferencias Conservatorio de Música de Celaya Consuelo Frank Consuelo Venancio Coros Corridos Crimen Cristo Cronistas Cuenta Cuentos Cultura Cursos Cyberpunk Dante Gabriel Jimenez Muñoz Ledo Danzas Prehispánicas David Carracedo David Niven David Reynoso Delegación Regional de Educación Zona Este Delia Magaña Dengue Deporte Devociones Dia de los Fieles Difuntos Diocesis Diócesis de Celaya Diplomados Distopia Doblaje Docentes Doctor Mora Documental Dolores del Rio Dolores Hidalgo Domingo Soler DOXIDI Drama Drama carcelario Drama de epoca Drama romántico Drama Social Edad Media Eduardo Vivas Educación Ejercito El Evangelio del día El santo del dia Emilio "Indio" Fernandez Emilio Fernández Emma Rodríguez En Directo Enfermedad Enrique Lucero Enseñanza Epoca de Oro del Cine Mexicano Ernesto Fiance Ernesto Gomez Cruz Esclavitud Escritores Escuelas Primarias Espionaje Espiritualidad Estanislao Schillinsky Etnias Eugenio Amezquita Eulalio Gonzalez "Piporro" Eventos EWTN Televisión Exequias Exportaciones Exposiciones Extraterrestres Fabian Solano Familia Fantasmas Fantastico Fantástico Ferias Fernando Fernandez Fernando Rey Fernando Soto "Mantequilla" Festivales Festividades Fiestas Fiestas Patronales Fin del mundo Flor Silvestre Foro TV Fotografías Franciscanos Francisco Rabal Francisco Sauza Vega Francisco Seva Rivadulla Freddy Fernandez Fruta de horno Futuro postapocaliptico Ganadora de Oscars Gastronomía German Valdes "Tin Tan" Gloria Mange Gloria Morel Gobierno del Estado Gore Gran Depresion Guadalupe Radio Guanajuatenses en el cine Guanajuato Guanajuato Desconocido Guerra Chino- Japonesa II Guerra de Cuba Guerra de Secesion Guerra de Vietnam Guerra Fría Guerras Napoleonicas Hector Suarez Historia Historiadores Historico Holocausto Holocausto nuclear I Guerra Mundial Iglesia Iglesia Católica Ignacio Lopez Tarso Ignacio López Tarso II Guerra Mundial Imágenes Indulgencias Infancia Infantil Instituto Municipal de Cultura y Arte de Celaya Internet/Inormatica Intriga IPN Irma Dorantes Italia Jalpa de Cánovas Jaral del Progreso Jet-Li Joaquín Cordero Joaquín Pardave Joaquín Pardavé John Wayne Jorge Arvizu Jorge Martínez de Hoyos Jorge Mistral Jorge Negrete José Alfredo Jiménez Jose Carlos Ruiz José Elías Moreno Juego Juegos olimpicos Julio Aldama Julissa Katy Jurado La India Maria La Retama Editorial León Leonardo Amezcua Ornelas Leyendas Libros Liturgia de las Horas Lola Beltran Luis Aguilar Luis Leal Solares Lyka Mafia Magia Manolo Fabregas Manuel "Loco" Valdes Manuel Palacios "Manolin" Mapas Marcelo Chavez Maria Elena Marques Maria Felix María Félix Maria Gentil Arcos Martha Valdez Marvel Comics Mauricio Garces Medicina Mediometraje Melodrama México Travel Channel Miguel Arenas Miguel Inclán Miguel Manzano Mimí Derba Mineral de Pozos Miniserie de TV Mitologia Molcajete Monstruos Movimiento Cristero Municipios Muñecos Museo de Celaya Octavio Ocampo Musica Música Música en vivo Musical Navidad Nazismo Neo-noir Nivel Básico Noreste de Guanajuato Noticias Novela Novenarios Nuestra Señora de los Remedios Nuevo Testamento Obispo Obispo Emérito Obituario Obra Publica Oliver Hardy Oraciones Oratoria Orden de Frailes Menores Oscar Pulido Otomíes Padre Fernando Manriquez Cortes Padre Rogelio Segundo Escobedo Pandemia Parábola Parodia Parroquia de Jesus Nazareno Parroquias Patrimonio de la Humanidad Pax Televisión Pedro Armendariz Pedro Armendáriz Pedro de Urdimalas Pedro Infante Pelicula de culto Pelicula de episodios Peliculas Películas Peliculas con Valores Peliculas de valores Peliculas Religiosas Peplum Periodismo Personajes Pesca Pintores Pintura Pobreza Policia Policiaco Politica Precuela Prehistoria Presbìteros Presentaciones Procesiones Provida Pueblos Mágicos Purisima Concepción de Celaya Purísima del Rincón Racismo Radio Rafael Rivelles Rafael Soldara Luna Ramon Valdes Realismo Magico Recetas Recetas escolares Religion Religión Religiosidad popular Remake Rene Cardona Revolucion Francesa Revolucion Mexicana Revolución Mexicana Revolucion Rusa Road Movie Roberto Cañedo Robin Williams Robos & Atracos Robots Romance Rosita Arenas RT Rugby Sacerdotes Salvatierra San Juan de la Vega San Luis de la Paz San Miguel de Allende Santa Casa de Ejercicios de Atotonilco Santa Cruz de Juventino Rosas Santa Misa Santuario de Jesús Nazareno Sara Garcia Sara Montiel Satira Secretaria de Desarrollo Economico y Sustentable Secretaria de Educación de Guanajuato Secretaria de Salud de Guanajuato Secretaría de Turismo Secuela Secundaria General José María Morelos y Pavón Serie de TV Sierra Gorda Siglo IV Siglo VII Siglo XI Siglo XII Siglo XIII Siglo XIX Siglo XV Siglo XVI Siglo XVII Siglo XVIII Sobrenatural Soria Star Wars Steampunk Stop Motion Submarinos Superheroes Supervivencia Susana Guizar Teatro Telefilm Telenovelas Televisión Templo de la Tercera Orden Templo de San Francisco Templo de San Francisco de Celaya Templos Temporada Navideña Tenor Jesús Humberto Palato Pescador Terraza 5 Terror Terrorismo Thriller Titanic Toros Tortillas ceremoniales Trabajo/empleo Tradiciones Tradiciones religiosas Tresguerras Turismo Turismo Religioso TV Cuatro TV UNAM Ubicaciones Universidad de Celaya Universidad de Guanajuato UTSMA Valentín Mancera Venganza Viajes en el tiempo Victoria Vida campirana Vida Rural Vidas de santos Videos Virgen de Guadalupe Virgen Maria Viruta y Capulina Vitola Volcanes Western Whatsapp Wolf Ruvinskis Xichú Ximhai
Mostrando las entradas con la etiqueta Celaya. Mostrar todas las entradas


Eugenio Amézquita Velasco

Las cenizas del Padre Rogelio Segundo se velarán durante 9 días en el Templo de Tierras Negras a fin de orar por el eterno descanso de su alma, a quien es considerado uno de los pilares de la Pastoral Social y de la Pastoral de los Migrantes en la Diócesis de Celaya.

El párroco de San Antonio, Manlio Nahúm Flores Martínez, indicó la invitación a respetar las medidas sanitarias. Acudir una sola vez al lugar o a las exequias para dar oportunidad a otros de que acudan evitando aglomeraciones. No se llamará con campana y la celebración de exequias iniciará a las 18:00 horas este día 14 de septiembre. 

Es de recordar que la rectoría de Tierras Negras está adscrita a la jurisdicción de la Parroquia de San Antonio, por lo que al quedar acéfala dicha rectoría, el párroco toma la administración de la rectoría.

En un mensaje sencillo, enviado por quienes se encuentran en el equipo de organización para las exequias y novenario del querido sacerdote que descansa ya en paz y goza de Dios, se señala que este lunes a las 17:00 horas serán la Santa Misa de funeral en Tierras Negras. El texto dice lo siguiente:

"Con el corazón en la mano les suplicamos que llevemos el velorio del padre Roge, con todas las medidas de higiene,para que no nos lo tengan que suspender".

"Para que puedan más feligreses a despedirse del padre Rogelio Segundo Escobedo se llevó a bien cremarlo para poder velarlo por mas días (9) durante este tiempo la gente podrá ingresar al templo solo con cubrebocas tapando nariz y boca perfectamente".

"Se tomará la temperatura en la frente".

"Para ingresar se tienen que formar tomando un distanciamiento de dos metros".

"Solo será de entrada por salida".

"Será durante nueve días en que se estará llevando acabo su velorio,para que no se aglomere la gente".

"Por favor sigamos las indicaciones para poder estar acompañando al padre Roge".

"Hoy que celebramos la exaltación de la Santa Cruz tengamos la certeza que el padre Roge ya goza del reino de los cielos".

"Nosotros preparábamos una fiesta para él en la tierra, pero Dios quiso que festejara en el cielo".

"El día de hoy comenzaremos a partir de las 6:00 pm"

"Cualquier cambio que hubiera se los comunicamos. Gracias"

Se destacó que las recomendaciones deben seguirse de manera estricta y cumplir con la sana distancia en esta contingencia sanitaria.

El padre Rogelio Segundo fue asesor y colaborador de Guanajuato Desconocido.

Eugenio Amézquita Velasco

Fray Julio Negrete OFM, rector del templo de San Francisco de Celaya, anunció a Guanajuato Desconocido los horarios de las misas en este bello templo franciscano, sede de la Patrona, la Purísima Concepción, al aplicarse semáforo naranja y restablecerse al 25% la asistencia al culto público en los templos de la Diócesis de Celaya, en base a la circular 12/2020, firmada por el Obispo de CELAYA; Mons. Benjamín Castillo Plascencia y el secretario canciller, Pbro. Juan Galván Sánchez.

El sacerdote y fraile franciscano indicó que las misas que estarán celebrándose serán las de 9:00 horas, 11:00 horas, 13:00 horas, 17:00 horas y 19:00 horas. El cupo máximo por misa será de 120 personas. Al cubrirse el cupo, se pedirá a quienes no puedan acceder al templo esperar la siguiente celebración si así lo desean.

La Santa Misa de 9:00 horas seguirá transmitiéndose en vivo vía Facebook a través de la Página del Templo de San Francisco así como en el sistema de páginas de la Agencia Católica de Noticias de México y la Diócesis de Celaya.

Se está solicitando a los fieles no llevar niños menores de 12 años. Se aplicarán las medidas sanitarias establecidas en el documento de Disposiciones Diocesanas para la Reactivación de los Servicios Eclesiales en Tiempo de Pandemia que fueron también revisados y con visto bueno de las autoridades del Gobierno del estado.

Entre dichas medidas está el uso de cubrebocas, la sanitización de los templos, el uso de gel y los tapetes desinfectantes. El cupo máximo que se permitirá en el templo de San Francisco es de 120 personas por celebración.

Se recordó que sigue vigente la dispensa del precepto de la Santa Misa dominical, emitida por el Obispo de Celaya, dado que aún no se ha normalizado el servicio de la misma y la imposibilidad de los fieles de acudir en su totalidad.


Eugenio Amézquita Velasco

Mons. Benjamín Castillo Plascencia, obispo de Celaya, emitió este 7 de agosto la circular No. 12 donde da indicaciones a todos el presbiterio de la Diócesis de Celaya, sobre la reapertura de los templos y el culto público, siguiendo las normas sanitarias respectivas y sólo al 25% de la capacidad, a fin de evitar situaciones graves de contagio, luego de aprobarse el semáforo naranja, aplicar ciertas disposiciones en materia sanitaria y ser consideradas como válidas por las autoridades del estado de Guanajuato para poder llegar a esta apertura.

El documento que va dirigido a los sacerdotes ubicados en los 10 municipios que abarca la Diócesis de Celaya - Cortazar, Villagrán, Apaseo el Grande, Apaseo el Alto, Santa Cruz de Juventino Rosas, Comonfort, Celaya, San Miguel de Allende, San Diego de la Unión, Dolores Hidalgo y San Luis de la Paz- señala que "como es bien sabido, estamos viviendo momentos difíciles para todos, debido
a la pandemia por el coronavirus. Esta circunstancia ocasionó el cierre de todos los lugares de culto, de todas las iglesias y templos. También las bendiciones Urbi et Orbi del Papa Francisco, se realizaron ante una Plaza y Basílica de San Pedro totalmente vacías". 

"En nuestra cuaresma, el viacrucis y demás vivencias propias de la Semana Santa, fueron transmitidas a través de páginas de Facebook, sin embargo, en muchos hogares se ha potenciado realmente la vivencia de una iglesia doméstica La situación de dificultad nos movió a que como lglesia diocesana nos organizáramos para hacer frente a éste momento sin igual". 

Continúa indicando que "el 19 de junio del presente, fiesta de El Sagrado Corazón de Jesús, compartí "Las Disposiciones Diocesanas para la Reactivación de los Servicios Eclesiales en Tiempos de Pandemia" mismos que fueron fruto de la aplicación de los protocolos enviados por la CEM y como resultado de la reflexión de algunos de ustedes. Estas disposiciones en su cuarto momento de la primera fase mencionan "Cuarto momento, momento de apertura", aclarando: "Si el sistema estatal de semáforos lo permite, (Semáforo Naranja), se prevé una apertura a la participación moderada de fieles".

"Tomando en cuenta que el miércoles 5 de agosto las Autoridades Estatales dieron a conocer el paso del semáforo Rojo al semáforo naranja color que permite las actividades en espacios públicos cerrados, donde se clasifican nuestras actividades de culto, reflexionamos que esto es un signo esperanzador, es un paso, aun pequeño, pero al fin un avance hacia delante, ya que de ningún modo debe interpretarse como si la pandemia hubiera terminado. Esta realidad nos pide a todos ser cautos.y muy responsables como sociedad, para promover y cumplir al pie de la letra todas las medidas sanitarias, mismas
que ya todos conocemos."

Prosigue destacando que "esta reapertura favorecida por la transición del semáforo, debe permitirnos
pasar del mero discurso a la acción, mostrando a los laicos que los servicios eclesiales también son esenciales, pero estas acciones también han de ser orientadas a formar a los fieles y acompañarles en la toma de conciencia, de que la amenaza de contagio no ha terminado y no se sabe cuando concluirá".

"Ante ese escenario, nuestras parroquias y rectorías deben ser modelo en la aplicación de protocolos del Sector Salud y disposiciones diocesanas; solo así se garantiza el cuidado y la salud de todos y de cada uno. Será necesario que en cada parroquia se puedan mostrar a quienes así lo soliciten nuestras Disposiciones Diocesanas de 19 de Junio y la carta de validación de los mismos que emite la Autoridad Estatal (que se les hará llegar digitalmente)".

El Obispo de Celaya añade que "con el favor de Dios, si se cumplen con las Disposiciones Diocesanas (protocolos), desde este momento tendremos la reactivación de actividades eclesiales, solo de culto, (no es tiempo ni momento para procesiones, fiestas patronales o actividades que tengan que ver con la aglomeración de personas en atrios o inmediaciones del templo) con el aforo del 25% de la capacidad del templo, y las demás medidas protocolarias establecidas por la Autoridad sanitaria y por las Disposiciones Diocesanas".

"Sobre la celebración de sacramentos, siguen vigentes las disposiciones de la última circular. El principio que debe regir nuestro actuar debe ser "gradualidad, responsabilidad y orden". No olvidar que la caridad debe ser nuestro principal distintivo; sin embargo, se deberá advertir que no es momento para que asistan las personas mayores, los niños y quienes tienen padecimientos que aumenten riesgo de contagio. Advierto que no es tiempo de catequesis o enseñanzas presenciales, sin embargo podría ser oportuno implementar el modo virtual para nuestras reuniones de formación".

"Aprovecho la ocasión para expresar mi gratitud, tanto al presbiterio como a todo el pueblo de Dios por su comprensión y entrega, y abrigo la esperanza de que en un futuro cercano las condiciones sean más favorables para vivir y celebrar en plenitud nuestra fe".

Firman el documento, Mons. Benjamín Castillo Plascencia, obispo de Celaya y el secretario canciller, Juan Galván Sánchez.

Se destacó que la dispensa del precepto de la Santa Misa seguirá vigente toda vez que no se puede atender al 100 por ciento de la demanda de culto, pero se ha pedido a las personas que lo deseen y puedan, sin romper las normas antes señaladas, acudan a las celebraciones.

El visto bueno de las autoridades

Por su parte, el gobierno del estado a través del director de Concertación Política de la Secretaría de Gobierno, Lic. Juan Carlos López Ruiz, emitió el oficio DGCP/073/2020 de fecha 6 de agosto de 2020 se señala del apego de los protocolos planteados por la DIócesis de Celaya y recomendaciones para la apertura de actividades de culto religioso. 


Eugenio Amézquita Velasco

La Diócesis de Celaya lanzó un video donde invita a la población en general a utilizar el cubreboca para romper la cadena de la pandemia del coronavirus, toda vez que el estado de Guanajuato se mantiene bajo semáforo rojo y se han incrementado los casos de morbimortalidad en algunos de los municipios del estado

La producción, a cargo de la Catedral de Celaya y más específicamente del encargado de la Pastoral para la Comunicación en el Decanato de Catedral, Pbro. Samuel Damián Pascual, muestra la participación de varios ciudadanos, de diversas edades y actividades así como del párroco de la Catedral, Pbro. Gilberto Rico Gómez y del obispo de Celaya, Mons. Benjamín Castillo Plascencia, mostrando de una manera práctica el uso del cubrebocas en cualesquiera de las actividades diarias, a fin de no solamente protegerse ellos mismos sino también proteger a los demás.

El video busca también hacer conciencia y romper con la peligrosa incredulidad de algunos sectores de la población, que considera como una "mentira" la presencia del coronavirus, aunque la realidad es que ya existen muchos testimonios de celayenses cuyos familiares donde los mismos han resultado afectados por la pandemia, en algunos casos, de manera mortal.

Cabe señalar que desde hace varios años, la Catedral de Celaya ha destacado por sus producciones en redes sociales así como de programas de formación humana y cristiana católica así como de celebraciones litúrgicas y en esta ocasión, una producción con alto contenido social en apoyo de todos, a través del equipo de laicos que encabeza el Pbro. Samuel Damián Pascual.

Imagen captada desde la torre del Templo de San Francisco, en CELAYA. Vista parcial estereoscópica, año 1890 aproximadamente./ FOTO: Colección Felipe Teixidor – Fototeca Nacional INAH / Secretaría de Cultura –
CONACULTA / MID 77_20140827-134500:464571.
 
Rafael Soldara Luna*

A partir de la fundación del templo y convento de los religiosos franciscanos en Celaya, Gto.,  al iniciar la década de 1570,  la conquista espiritual y cultural a través de la evangelización, hizo posible que las transformaciones de su conjunto arquitectónico tuviera una singular detonación en el siglo XVII y parte del siglo XVIII, gracias a las aportaciones que sus bienhechores hicieron en especie, con dinero y por disposiciones testamentarias como la de Martín de Ortega y Magdalena de la Cruz, quienes donaron la imagen de la Purísima Concepción (Patrona de Celaya) o don Pedro Núñez de la Roja, quien heredó su fortuna a su muerte en 1617.

Los religiosos franciscanos no desaprovecharon la oportunidad para mejorar las condiciones de su convento, como del aprovechamiento del privilegiado terreno que se les había concedido.

Después del templo y convento, el colegio tuvo un lugar prioritario, como también, el acondicionamiento de espacios adyacentes, tal fue el caso de la gran huerta, localizada hacia el oriente y un conjunto de capillas que circundaron el entorno atrial del mismo templo que predomina por sus dimensiones y monumentalidad. Seguramente, a similitud de las metrópolis que marcaron pauta en la urbanización virreinal como México y Puebla. 

Aquellas capillas principales, tuvieron por nombre: capilla del Cordón (que fue cedida al clero secular en 1767) y que algunos especialistas en arquitectura han sugerido como la gran capilla abierta que pudo existir en la época novohispana para la evangelización de los indígenas.  La capilla de la Tercera Orden de San Francisco, que continúa con la misma dedicación, a devoción de la comunidad terciaria.

Finalmente, la tercera capilla se dedicó a la Santa Cruz, que de mayores proporciones respecto al templo adjunto, fue derribado en 1934 para ampliar la calle que se conoce actualmente como José María Morelos y Pavón. Todas estas capillas que fueron creadas como templos de menores dimensiones con respecto al templo de San Francisco, conservaron su unidad estética y espacial, en su diseño y trazo,  la Tercera Orden y la Cruz “tuvieron una orientación poniente, de acuerdo a las normas del siglo XVI” , predominando los muros de mampostería, torres campanario sobre el muro del Evangelio con revestimiento de cantera rosa, al igual que sus arcos y remates de flores de lis. Sus fachadas muy propias del plateresco, destacaron por su sencillez y limpieza, distando del recargado barroco virreinal.

Frente al templo de San Francisco, se trazó el atrio con su camposanto, sitio útil para los actos procesionales y el entierro de creyentes difuntos.

Estaba delimitado por una barda atrial, de superficie cuadrangular, la delimitaban cuatro capillas en sus extremos, contando con otro conjunto menor de capillas que fueron intervenidas y algunas de ellas reconstruidas bajo la moda neoclásica por el arquitecto celayense Francisco Eduardo Tresguerras (1759 – 1833), durante la segunda década del siglo XIX, tal como lo hizo con distintas mejoras del mismo convento, donde intervino celdas, la escalera principal, fachada del templo y posteriormente los retablos mayor y laterales de la nave.

Iglesia de la Tercera Orden, vista exterior, año anterior a 1910. FOTO:/ Colección Guillermo Kalho – Fototeca Nacional INAH / Secretaría de Cultura – CONACULTA / MID 77_20140827-134500:826767

Las capillas menores tuvieron como finalidad el rezo del Vía Crucis, denominado así por tratarse de una práctica religiosa procesional que tiene como objetivo memorar y representar mediante estaciones, el camino que Cristo hizo del Pretorio, hasta el Calvario, donde murió. Vía Crucis, significa “camino a la cruz”.

Estas últimas capillas resultan de especial interés porque su articulación y existencia, fue trastocada y destruida paulatinamente, no sin la resistencia por evitar el apoderamiento de imágenes por el clero secular , luego, por la desamortización de los bienes de la Iglesia en México a mediados del siglo XIX, período en el que el atrio con su camposanto, fue convertido en plazuela pública. Fue eliminada la barda atrial que se caracterizaba por su regular altura y de arcos invertidos, contando con cuatro puertas de acceso. En la superficie de la zona fueron instaladas jardineras y una fuente central que todavía era posible apreciar en fotografías a principios del siglo XX.

Al iniciar el siglo XX, ya no se aprecian las dos capillas que existieron en los extremos de la barda atrial del lado de la actual Calzada Independencia. Se atribuye al Ing. José María Maldonado Medina, el traslado y desplante de la Columna de la Independencia, cambiada del centro de la plaza principal de Celaya a su lugar actual en 1906.

Es importante precisar que muy próximo al sitio de su nueva instalación, se localizaba una de las capillas que fueron eliminadas -antes mencionadas-, caracterizadas por tener cúpula y cupulín, en tanto de las otras, tuvieron bóveda, fachada con pórtico y sencillos campanarios.

Otras capillas que existieron y fueron trastocadas con los años, son: la adjunta al templo de la Tercera Orden de San Francisco, convertida en su acceso lateral; la capilla de la Virgen del Pilar, que actualmente alberga a la oficina del Padre Guardián del Convento; la capilla que actualmente se dedica a Nuestra Señora del Rayo, cuya advocación fue adoptada en el siglo XX en el espacio que forma la base de la torre campanario; como también la capilla que existe con acceso al crucero del templo franciscano y que actualmente es acceso a la cripta  -en alguna de las cuales debió alojarse el baptisterio antes de la secularización parroquial- ; además de la capilla de la Porciúncula, convertida en el acceso lateral del templo; la capilla dedicada a Nuestra Señora de los Dolores, adosada al muro del Evangelio del templo de San Francisco y que a decir del maestro Francisco Eduardo Tresguerras, fue construida (o redecorada) por él, gracias a la anuencia de los religiosos franciscanos, abriendo su culto en 1817, cuando aprovechó para imprimir la primera edición de una novena que promovería la devoción a la Virgen María, así como un grabado que reproduce la pintura principal que decora la capilla.

Destaca en las puertas de madera de la capilla adosada al templo de la Tercera Orden, como del mismo templo, la alusión de la iconografía pasionaria, con el corazón herido por tres clavos y una corona de espinas, respectivamente.

Adosado al muro del Evangelio del mismo templo, se ha podido precisar la existencia de otras dos capillas menores, de las cuales únicamente se conserva el acceso de una de ellas, toda vez que se ha transformado en consultorio médico.

El partido arquitectónico era muy diferente con respecto a los espacios abiertos que ahora conocemos. Por ejemplo, el templo de la Tercera Orden siempre tuvo un atrio reducido y el acceso al mismo era por dentro del perímetro de la barda atrial de San Francisco. La capilla de la Virgen de los Dolores tuvo barda atrial y columnas cuadradas que delimitaban el acceso al mismo espacio. Todo ello quedó demolido. Esta capilla, fue la última del Vía Crucis, que de tiempo inmemorial estuvo conformado por 14 estaciones en reducidas capillas.

En esta capilla fue sepultado el arquitecto Francisco Eduardo Tresguerras en 1833, conservándose su interior con la decoración que hizo con esmero y de su propio peculio. De acuerdo a la restauración que se hizo en dicha capilla y que fue entregada en el año 2015, fue posible confirmar la existencia de una bóveda subterránea conteniendo los restos no solamente de Tresguerras, sino también los de su esposa Guadalupe Ramírez de Tresguerras, inhumada en 1838.

     En distintas dependencias del convento franciscano existen algunos elementos decorativos como muebles y pinturas de similar diseño que pudieron formar parte de los revestimientos de las capillas antes descritas, en las que propiamente podría celebrarse misa y recibir el Santísimo Sacramento junto al séquito celebrante, permaneciendo la comunidad en el exterior. Por ese motivo es posible destacar la existencia de un pequeño recinto a manera de sacristía en cada una de las capillas. 

Otro de los testigos que existen en el entorno y que dan cuenta del simbolismo atrial, es la piedra en cantera rosa, que alude al sitio del pretorio, localizada en la fachada del templo de San Francisco, entre la puerta de la Epístola y el acceso al Colegio, que traducido al castellano actual y sin abreviaturas, dice:

“ESTE ES EL LUGAR DEL PRETORIO DONDE LEYEROLE SENTENCIA DE MUERTE A NUESTRO REDENTOR JESU CRISTO (…) CRISTOBAL MARTINEZ AÑO DE 1620”

La inscripción que data de 1620. El lugar del Pretorio, en el Viacrucis./ FOTO: Eugenio Amézquita

A partir de la pérdida de estos recintos religiosos, las estaciones para Vía Crucis, fueron incorporados al interior de los templos, como fue el caso del templo de San Francisco, marcándose las 14 estaciones con cruces en los muros de la nave de cruz latina.

Indagando en el Archivo Franciscano, fue posible encontrar la alusión a las capillas que existieron y su contenido, en el que es posible reconocer la reducida ornamentación, sin demeritar el valor de las imágenes de carácter pasionario, mariano y devocional de la orden, permiten reconocer imágenes centrales de culto, aunque su decoración ampliamente aludía a la Pasión de Cristo:

1.- Capilla de San Andrés.- “Su colateral antiguo de talla dorado, la imagen del Santo y dos a su lado de escultura, en las paredes de los costados tres marcos dorados como de tres varas, pinturas de pincel de tablas y pasajes de Nuestra Señora, un marco como de tres cuartas de talla antiguo y dorado, con una pintura de un calvario muy buena, mesa de altar (…)”.

2.- Capilla de San Sebastián de Aparicio.- “(…) también dos lienzos, el uno de la alma gloriosa, el otro condenada, todo esto de la archicofradía (…)”. 

3.- Capilla de Nuestra Señora del Pilar.- “Primeramente dos láminas con sus marcos dorados, una de Nuestra Señora de Guadalupe y la otra de San Antonio; más una lámina de Cristo crucificado con su marco negro de madera; más una lámina de Nuestra Señora de la Concepción bordada de oro y plata con su marco de listón de tela; más dos láminas, una del Señor San José y la otra de varios Santos, ambos con sus marcos dorados (faltan las láminas); más otras láminas de Nuestra Señora de la Concepción de media vara con su marco de negro embutida en carey; más tres lienzos como de más de vara con sus marcos dorados, uno de Nuestra Señora y dos de la Venerable Madre Ágreda; (…) más una lámina pequeña con su marco en que está bajo de vidriera un velo tocado a Nuestra Señora de Loreto con su auténtica”. 

4.- Capilla de San Antonio, de la enfermería.- “Más es dicha capilla hay veinte y un actos de seda, un pedazo de damasco azul, cuatro laminitas a pincel en las esquinas y un biso bordado seda y oro bordado, así mismo una custodia, entre estos están las alhajas siguientes: Primeramente dos láminas de Nuestra Señora de los Dolores y de San Fernando con sus vidrieras y marcos de cristal; más otras dos láminas de a media vara , una de la Asunción de Nuestra Señora con vidriera y marco negro, otra de San Cayetano con su vidriera, marco de cristal guarnecido con (…) metal sobredorado; más dos laminitas, con marco y vidriera, una de Santa Rosalía bordada con una flor y la otra de San Bernardo”.   Existieron reliquias en esta capilla que fueron recibidas por orden del Ministro Provincial Fr. Felipe Vázquez. 

5.- Capilla de Nuestra Señora de los Dolores.- Se localiza adosada al templo de San Francisco de Celaya, a un costado de la puerta de la Porciúncula, orientada su puerta de acceso al sur y su altar mayor hacia el norte. Fue dedicada a Nuestra Señora de los Dolores o de Nuestra Señora de la Soledad, aunque también se le conoció por el vulgo como la capilla de Tresguerras, en razón de haberla construido y decorado a los 58 años de edad, así como haberse convertido en su tumba al morir.

Fray Bernardo del Espíritu Santo y Ocejo OCD,
obispo de Sonora./ FOTO: Internet 
Él conservó una sobresaliente devoción a Nuestra Señora de los Dolores, cuya advocación había asumido como patrona, no así a San José, patrono de los pintores y arquitectos. Consiguió además que Fr. Bernardo del Espíritu Santo, obispo de Sonora, concediera gracias especiales a los devotos concurrentes de la capilla. En su interior se decoró con una pintura de la Virgen de los Dolores de cuerpo completo, además de dos apostolados e imágenes emblemáticas inspiradas en los grabados de los impresores alemanes Klauber. La bóveda fue decorada con pintura mural y el altar de madera con espejos pintados, textiles bordados y complementado el interior con enseres de distintas procedencias y materiales. 

     La reconstrucción virtual mediante la investigación histórica de la planta arquitectónica del atrio de San Francisco de Celaya, permite reconstruir el contexto religioso y simbólico de un conjunto de gran representatividad y hace posible sugerir la existencia de antiguas cimentaciones y/o depósitos de materiales de construcción novohispanos.

Además de valorar la sobrevivencia de la última capilla convertida en mausoleo de Tresguerras, que a pesar de haber perdido la sacristía y ver mermada su ornamentación, conserva los rasgos fundamentales de la transición del barroco al neoclasicismo que debieron compartir las demás antes de su eliminación.

     La modernidad del siglo XX, irrumpió el entorno para edificar en el centro del atrio franciscano la Torre Hidráulica o “Bola del Agua”, obra para el abastecimiento del agua potable, inaugurada el 15 de septiembre de 1910.
_______________

*Director del Museo de Celaya, Historia Regional

Para saber más:
CABRALES BARAJAS, Luis Felipe y LÓPEZ MORENO ROMERO, Eduardo (comp.). La ciudad en retrospectiva, México, Universidad de Guadalajara, 1998, 408 p.
CHANES NIETO, José. Los centros históricos de México, Universidad Autónoma del Estado de México, 2014, 236 p.
DE LA MAZA, Francisco. “La tumba de Tresguerras”, en Anales del Instituto de Investigaciones Estéticas, México, Universidad Nacional Autónoma de México, 1951, Vol. V, Núm. 19, pp. 105 – 127.
GONZALBO AIZPURU, Pilar. Espacios en la historia. Invención y transformación de los espacios sociales, México, El Colegio de México, 2014, 428 p.
LÓPEZ CAMACHO, María de Lourdes (coord.). Las contribuciones arqueológicas en la formación de la historia colonial. Memoria del Primer Coloquio de Arqueología Histórica, México, Instituto Nacional de Antropología e Historia, 640 p.
MARTÍNEZ DELGADO, Gerardo. La experiencia urbana Aguascalientes y su abasto en el siglo XX, México, Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora – Universidad de Aguascalientes – Universidad de Guanajuato, Historia urbana y regional, 2017, 536 p.
MORENO NEGRETE, Sarbelio. Templos y conventos de la época virreinal. México, Grupo USA, 2002, Tomo II, 240 p., pp. 213 – 219.
ROBIN, Alena. Las capillas del Vía Crucis de la Ciudad de México. Arte, patrocinio y sacralización del espacio, México, Universidad Nacional Autónoma de México, 2014, 309 p.

Siglas:
AHFPM.- Archivo Histórico Franciscano de la Provincia de Michoacán. 

La Capilla de Nuestra Señora de los Dolores, donde está sepultado Francisco Eduardo Tresguerras. /FOTO: INAH
Eugenio Amézquita


A un costado del grandioso Templo de San Francisco de Celaya, que es a su vez sede de la imagen taumaturga de la Purísima Concepción, patrona de esta bella, dulce y noble ciudad, se encuentra una obra que es del insigne arquitecto, el llamado "Miguel Ángel Mexicano", Francisco Eduardo Tresguerras: La Capilla de Nuestra Señora de los Dolores.

Y el motivo del artículo es precisamente eso: que es una capilla. Por motivos que desconozco, he visto publicados en muchos lugares que a ese sitio lo llaman "Mausoleo de Tresguerras", término totalmente fuera de lugar y qu investigando un poco, podemos encontrar a qué se debe el estar empleando esta inexactitud.

Al parecer, el término "Mausoleo de Tresguerras" fue puesto en moda por Francisco de la Maza, un investigador que por motivos desconocidos empieza a utilizar este término totalmente inexacto y que en algunos momentos las mismas autoridades celayenses hacen suyo.

Sin embargo, el Lic. Rafael Soldara Luna, director del Museo de Celaya, historiador celayense y autoridad reconocida en temas históricos de Celaya, señala en plática y entrevista concedida a un servidor, que antes de que Francisco Eduardo Tresguerras fuera sepultado en ese sitio ya existía la capilla respectiva y que Tresguerras lo que hizo fue hermosear la misma, para que finalmente pidiera ser sepultado en ese sitio.

Años después, documentos históricos de los cuales el mismo historiador Soldara nos confirma la existencia de estos, se plasma que ese sitio es un lugar de culto, no un mausoleo y que es propiedad, no de la familia Tresguerras, como pudiera ser en el caso de un sitio exprofeso para guardar restos humanos; es un espacio bajo la custodia de la Orden de Frailes Menores del Convento de San Francisco como hasta la fecha lo es.

Capilla de Nuestra Señora de los Dolores. Imagen  al parecer de 1880. /FOTO: Cortesía INAH
El INAH, muy probablemente siguiendo esa corriente inexacta de emplear el término de "Mausoleo", en su ficha del catálogo de imágenes en la mediateca que tiene en línea emplea ese término. Esto se puede observar en el enlace https://www.mediateca.inah.gob.mx/repositorio/islandora/object/fotografia%3A364008 y que contiene las siguientes descripciones: "I.O. En el anverso, manuscrito: "76", "capilla funeraria de Tresguerras en Celaya". En el reverso, manuscrito: "Puerta de la capilla anexa El Carmen Celaya Gto.". Sello: "SECCION DE PUBLICACIONES NÚM 168". NOTA. Mausoleo Francisco Eduardo Tresguerras o Capilla de los Dolores, ubicada en la Catedral y Templo de San Francisco en Celaya, Guanajuato. Fuente: García Cornejo, Saúl. El Mausoleo de Tresguerras, 26/02/2012. http://www.oem.com.mx/elsoldelbajio/notas/n2444884.htm Fecha de consulta: 27/03/2012".

Sin embargo, el mismo INAH, en su página de la Coordinación Nacional de Monumentos Históricos: Catálogo Nacional de Monumentos Históricos Inmuebles. Centro de Documentación y donde se encuentra la ficha de ese monumento histórico
 https://catalogonacionalmhi.inah.gob.mx/consulta_publica/detalle/17344 utiliza con precisión el los términos de Capilla de Nuestra Señora de los Dolores. Los planos ahí consignan que la capilla forma parte de la planta arquitectónica de San Francisco
La Capilla de Nuestra Señora de los Dolores, es parte de la planta arquitectónica del Templo de San Francisco, como se observa en el plano del INAH en su ficha respectiva./ FOTO: Cortesía INAH

La imagen de la mediateca INAH al parecer es una fotografía, al parecer de 1880 -según los datos ahí consignados- es "Mausoleo de Eduardo Tresguerras o Capilla de los Dolores, fachada", y donde muy probablemente este continuo error, se mantenga en la mente de los mismos celayenses, lo que nos obliga a realizar las precisiones del caso y citar aquella frase del Evangelio: «Den al César lo que es del César, y a Dios, lo que es de Dios».

Como el tema que que aquí se aborda es sobre un edificio de tipo religioso y con un especial cuidado arquitectónico, pues deberá verse y analizarse entonces desde la visión religiosa y también la visión arquitectónica.

¿Qué es una capilla y qué es un mausoleo?

La Real Academia de la Lengua Española define como capilla al "edificio contiguo a una iglesia o parte integrante de ella, con altar y advocación particular".

La Iglesia Católica señala como capilla a "un lugar de oración con un pequeño altar. Arquitectónicamente estas pueden ser totalmente independientes o formar parte dentro de otro edificio o iglesia".

"El origen etimológico podría provenir de la costumbre de los reyes de Francia de hacer colocar la capa de san Martín durante las campañas militares en su tienda; ésta pasó a denominarse «capilla», y los clérigos que ejercían en ella su ministerio capellanes".

Por lo que toca a lo que es un mausoleo, la misma RAE la define como "Sepulcro magnífico y suntuoso" y el nombre, proveniente del latín, Mausolēum 'sepulcro de Mausolo', rey de Caria.

Todo apunta que entonces no estamos hablando de un mausoleo, sino de una capilla.

El artículo de la Maestra Argentina Enríquez Arana

A través de un artículo que lleva por título "La Virgen de los Dolores en la producción artística de Francisco Tresguerras", escrito por la maestra Argentina Enríquez Arana, Maestra en Historia del Arte de la Universidad Nacional Autónoma de México, plasmado en la revista Inventio, de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, -Volumen 12, Número 28 del año 2016- deja en claro la función de ese lugar: es una capilla. En este artículo hay aportes de nuestro buen amigo e historiador Lic. Rafael Soldara Luna, quien es actualmente el director del Museo de Celaya, Arte y

Cita textualmente que "los objetivos del presente artículo son, primero, la identificación de las piezas en que Francisco Tresguerras aborda el tema de la Virgen de los Dolores, ordenándolas cronológicamente; después distinguiremos los cambios formales en la representación relacionados con el soporte y la técnica; por último, hablaremos sobre la figura del artista devoto y cómo la intimidad del tema ha permitido una libertad compositiva, específicamente en la obra que se encuentra en la capilla de Nuestra Señora de los Dolores, lecho mortuorio del artista celayense".




¿Mausoleo? de Tresguerras

"Francisco Eduardo Tresguerras (Celaya, 1759-1833) incursionó en diversas disciplinas artísticas; la iglesia del Carmen, de Celaya, es su obra más conocida. Dentro de su producción se han identificado varias piezas dedicadas a la figura de la Virgen de los Dolores. Hay grabados, novenarios, pinturas, retablos y dibujos, e incluso una capilla mortuoria". En esto último, es importante aclarar, como lo citó el maestro Soldara Luna, que tampoco puede ser calificada como capilla mortuoria, ya que los orígenes y la función de la misma no son esos, sino la veneración a Nuestra Señora de los Dolores. Puede precisarse eso sí, que en este lugar está la tumba del insigne arquitecto celayense.

"La capilla de Nuestra Señora de los Dolores, diseñada por Francisco Tresguerras, se encuentra ubicada a un costado del convento de San Francisco de Asís, en Celaya. En este sitio, el artista dio rienda suelta a su imaginación y a sus habilidades plásticas para dar forma al lugar en donde pensó descansar tras la muerte". (http://inventio.uaem.mx/index.php/inventio/article/view/147/720).

La investigadora de la UNAM prosigue señalando en su articulo que "a pesar de la cantidad de objetos que aparecen en el inventario de 1835, es posible distinguir tres tipos: aquellos cuya función está en relación con la liturgia —cáliz, hostiarios, recipientes para vino, cíngulo, despabiladeras—; otros de tipo suntuario, que tienen como función demostrar el prestigio y la posición social a la que se pertenece —vidrios de Venecia, piedras de cuarzo, tapetes, espejos, salvillas de “china y otra de talavera”—, y por último, los que afirman el aparato iconográfico de la capilla —lienzos, esculturas, dibujos, estampas y sonetos—. Sobre estos últimos, las figuras de Jesús y María son los que con mayor frecuencia aparecen, así como el dolor y el calvario los temas preponderantes; llama la atención la disposición en la entrada de la sacristía de las figuras de san Francisco (arriba), san José (lado izquierdo) y san Eduardo (lado derecho), pues juntos forman el nombre completo del celayense".

Con todos estos detalles y regresando a las definiciones de capilla y mausoleo, es evidente que no es un mausoleo, es una capilla: tiene altar, sacristía y en el inventario se consigna la presencia de vasos sagrados y elementos para el culto.

Tampoco es un museo, es un lugar oficial de culto católico

Por todas las descripciones dadas, se pone en evidencia que es una capilla y por consecuencia, además de no ser mausoleo tampoco es un museo, sino un lugar de culto. El sitio está en custodia y administración de la Orden de Frailes Menores, es decir, legalmente es la Asociación Religiosa del Templo de San Francisco quien tiene la administración y cuidado de ese sitio.

Físicamente, lo decimos de manera reiterada, cuenta con un altar, una sacristía y otros elementos propios de una capilla. Esto nos obliga a precisar que una persona que acuda a este espacio, si es católica, que debe reflexionar que está entrando a una Casa de Oración, a la Casa de Dios.

Una persona que no profese la fe católica, la religión cristiana, deberá comportarse con el debido respeto y esto lo digo no sólo por ser católico sino porque la actual Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público obliga a todos a respetar el derecho a creer o no creer en lo que un mexicano decida además de que los sitios de culto, que son los sitios oficiales -por así decirlo- para manifestar ese derecho, inducen también al respeto debido y no a las actitudes irrespetuosas e insolentes que muchas veces se detectan en las redes sociales y en las páginas con temas religiosos, actitudes producto de antivalores, de la falta de respeto a los sentimientos religiosos de las personas, a la libertad religiosa demás y del vicio de creer que insultar las tradiciones religiosas, la  religiosidad, la fe o la religión que profesan las personas, es un "derecho" y signos de "inteligencia" y "preparación".

Conclusión

La Capilla de Nuestra Señora de los Dolores es un sitio que ya funcionaba como tal y al servicio del culto desde antes de ser sepultado Tresguerras en ese lugar; no un museo y que por ende debe ser visto y respetado por todos, propios y extraños. Es una joya del arte sacro mexicano y que perdura hasta nuestros días bajo la mano siempre atenta de la Orden de Frailes Menores, los Padres Franciscanos y donde todos estamos obligados a proteger, porque es parte de nuestros orígenes, de nuestras raíces, de nuestra identidad como celayenses y como mexicanos. #GuanajuatoDesconocido



Eugenio Amézquita

Existen muchos personajes en Guanajuato que tienen historia trascendente, no sólo por ser la cuna de la Independencia y sede de batallas, sino también por ciertos papeles que cumplieron en diversas épocas. Es el caso del entonces asaltante Valentín Mancera, cuya parte de historia se recoge en la obra de Don Luis Velasco y Mendoza "Historia de la Ciudad de Celaya.

Don Luis narra que, alrededor de 1881, "en esos días otro de los temas que daba qué hacer a los periódicos locales, era el referente al bandidaje que se había desatado en toda la entidad, pues al amparo de las revoluciones, este mal se había propagado en forma tan escandalosa, que ya ni en el interior de las poblaciones se gozaba de seguridad".

"Los robos y los plagios eran así cosa común y corriente, y en Celaya se llegó a dar el caso de que se apoderaran de las puertas de una casa en la calle de "Mesones", y de que en pleno día una partida de forajidos, compuesta por quince individuos, llegara hasta uno de los barrios de la ciudad, y allí despojara impunemente a los pobres indígenas que cuidaban sus hortalizas, de sus frazadas y hasta de las botas de cuero con que sacaban el agua de las norias para los riegos; todo lo cual daba motivo para que la prensa atacara a la policía municipal, diciendo: "que cuando por evento impartía algún auxilio, lo hacía tan tarde y tan mal, que sólo llegaba para tener noticia del rumbo que habían tomado los bandidos".

"Y no era que el Jefe Político, Catalán, se desentendiera en acabar con ese deplorable estado de cosas, pues que, apoyándose en la terrible Ley que bajo el No. 35 había expedido en contra de los asaltantes y plagiarios la Legislatura de Guanajuato con fecha 1º de Marzo del mismo año, hacía continuas salidas de la plaza para buscar a los malhechores; y cuando éstos caían en sus manos, les daba  irremisiblemente la muerte, aunque después los mismos periódicos, en su afán de criticar a la  administración, lo acusaran de contravenir a los Arts. 13 y 20 de la Constitución Federal".




"Pero el mal estaba ya tan extendido para entonces, que hasta en una ocasión las fuerzas del Estado habían sido vencidas, en las inmediaciones de Munguía, por la cuadrilla de un facineroso al que llamaban "el Chacuis"; y como la seguridad iba siendo cada día más rara en la entidad, la Federación acudió en su ayuda enviando fuerzas a Guanajuato para que cooperaran en la extinción del bandidaje. Con ese objeto llegó a Celaya el 7º Regimiento para perseguir en compañía de las fuerzas locales a las gavillas de ladrones que allí existían, (2) pues a la sazón se había hecho famosa la de un tal  Valentín Mancera, que tenía aterrorizados a los agricultores y viajeros de la región".

Prosigue narrando el historiador que "a todo esto, en la comarca en que se asienta Celaya seguían
haciendo de las suyas las cuadrillas de bandidos; y de entre ellas había alcanzado una triste fama la de Valentín Mancera, que asaltaba a las "Diligencias", plagiaba a los viajeros que tenían algún caudal, y robaba a los agricultores ricos de la región".

"Este forajido había nacido en el vecino pueblo de San Juan de la Vega, y en sus mocedades fue peón de alguna de las haciendas de las cercanías, que en su mayoría eran de españoles; pero el mal trato recibido por él y luego una injusticia que le cometieron y que vengó hiriendo al ofensor, lo orillaron a huir al monte, donde al poco tiempo se reunía con otros hombres que también tenían cuentas pendientes con la justicia, llegando con el tiempo a formar una bien organizada banda de asaltantes y plagiarios, de la que fue al fin jefe; convirtiéndose entonces en el azote de toda la comarca que en el Bajío se extiende desde los cerros de la "Gavia" y "Juan Martín" hasta las estribaciones de la Sierra Gorda de Guanajuato".

"Era generoso con la clase humilde, y a esto se debía en gran parte que no obstante las búsquedas y persecuciones de que en ocasiones lo hacían objeto las fuerzas de seguridad pública de Celaya y demás poblaciones comarcanas, no fuera nunca localizado ni mucho menos aprehendido; a pesar de que a veces penetraba solo a esos pueblos y ciudades para divertirse y hasta para proveerse de parque y de algunas otras cosas que le eran indispensables, porque por todas partes tenía amigos que le daban aviso de los movimientos de sus perseguidores; uno de ellos, desde luego, el Jefe Político de Celaya, quien por más esfuerzos que había hecho para apoderarse del delincuente y destruir a su cuadrilla, hasta entonces siempre le resultaron infructuosos".

"Mas lo que no pudo lograr la constancia, la diligencia y el valor, lo consiguió en cambio el dinero y la traición; porque el Corl. Catalán, viendo que su persecución no le daba ningún resultado práctico, recurrió al arbitrio de ofrecer una cantidad regular de monedas a cualquiera que le entregara a Mancera, y en esa forma sí hubo quien se prestara a traicionarlo para que se apoderara de él la justicia; siendo sus denunciantes tres mujeres de la vida galante que respondían a los nombres de Francisca, Sanjuana y Virginia, a las que el asaltante visitaba en Celaya; y que tenían su casa en la esquina de las calles de "la Humildad" y "San Juan de Dios", frente al templo del mismo nombre".

"En consecuencia, en la mañana del 19 de Marzo de 1882, mientras Virginia y Francisca entretenían a Valentín, que se encontraba desvelado porque la noche anterior la había pasado alegremente en la
casa de sus amigas después de que éstas lo habían ido a invitar hasta la Hacienda de "San Antonio", Sanjuana se fue a la Jefatura Política, o sea al actual Palacio Municipal, y allí se presentó al Corl. Catalán para decirle que Mancera estaba a su disposición. Entonces el Jefe Político convino con ella: en que la señal para que se pudieran presentar los aprehensores, sería una flor arrojada a la calle por la misma mujer; y sin perder un instante dio sus órdenes para que muerto o vivo le trajeran a Valentín a su presencia. Un capitán de las fuerzas de caballería del Estado y el Comandante de la policía, con sus respectivas fuerzas, rodearon la casa en que aquél se encontraba; y como de improviso apareciera la señal convenida, por una ventana fue acribillado a balazos el malhechor, sin que se defendiera porque estaba descuidado y sentado de espaldas a la calle. (6)"




"Ya muerto, los policías se apoderaron del cadáver para llevárselo en rastras, cogido por los pies y con la cabeza rebotando en el empedrado de las calles; pero cuando así pasaban por la casa del "Diezmo" salió de allí el P. Muñoz, capellán del templo de "La Compañía", y este sacerdote les reprochó a los guardianes del orden su proceder, instándolos para que tuvieran compasión cristiana
con el muerto; reflexión que los hizo improvisar una camilla, en la que lo condujeron hasta el portal del "Oficio" donde estaba la "Jefatura"; y una vez entregado el cuerpo al Corl. Catalán, fue allí expuesto a la curiosidad pública para escarmiento de los demás delincuentes que tenían atemorizada a la población".



"La muerte de este célebre bandido fue muy comentada, y dio motivo hasta para que algún poeta vernáculo compusiera un "Corrido" que después se cantaba mucho en la ciudad, al rasguear de las guitarras; y que solamente a título de curiosidad histórica, y para que se vea que aquél gozaba de gran popularidad, copio algunos de sus versos, aunque éstos carezcan de todo mérito literario; dicen así:"

"Decía Valentín Mancera
paseándose en los jardines:
"a seis centavos les doy
cabezas de gachupines!".

"Virginia dijo a Sanjuana:
tú dirás si lo entregamos
dicen que nos dan cien pesos,
con eso la remediamos".
Sanjuana se fue al Oficio,
pasó por San Agustín
y le dijo al señor Jefe:
"Señor, ay'ta Valentín".

"La siguió la policía,
y como a un perro lo mató
al hallarlo descuidado
pues su amiga lo vendió".

"Valentín nació en San Juan
y en San Juan de Dios murió,
y Sanjuana se llamaba
la mujer que lo entregó".

"Decían que cargaba el Diablo,
mentiras, no traía nada;
lo que cargaba en su cuerpo
era una GUADALUPANA!". (7)



"No con la desaparición de Valentín Mancera se dio fin al bandidaje en la comarca, pues aparte de que había otros muchos facinerosos, los subordinados de aquél continuaron dando qué hacer con sus latrocinios, ahora bajo las órdenes de Ascensión Ochoa, a quien llamaban "Lías"; y no fue sino hasta algunos años después, siendo Jefe Político de Celaya el Corl. Don Francisco Ruiz, cuando éste en
una forma implacable exterminó completamente a los ladrones y plagiarios; escapándose "Lías" Ochoa de la muerte, porque muy a tiempo se amnistió con algunos otros de sus compañeros de aventura, a los que les decían: "Los Buches Amarillos"

Valentín Mancera, en el cine

En 1942, la vida de Valentín Mancera es llevada a la pantalla, tomando la historia de ese corrido. En el papel principal, Antonio Badú, acompañado por un joven Pedro Infante, en el papel de segundo amigo. La ficha filmográfica da datos precisos de esta obra:




Título original
La feria de las flores (El valiente Valentín)

Año
1942

Duración
101 min.

País
México

Dirección
José Benavides Jr.

Guion
José Benavides Jr., (Historia: Rafael M. Saavedra)

Música
Manuel Esperón, Chucho Monge

Fotografía
Jack Draper (B&W)

Reparto
Antonio Badú, María Luisa Zea, Estela Inda, Fernando Fernández, Víctor Junco, Pedro Infante, Tito Junco, Ángel T. Sala, Salvador Quiroz, Raúl Guerrero, Arturo Soto Rangel, Luis G. Barreiro, Trío Calaveras, Jorge Arriaga, Roberto Cañedo, Adelita Herrera

Productora
Ixtla Films

Género
Aventuras

Sinopsis
Esta es una historia de aventuras, basada en un corrido histórico del bravo Valentín. En la película se muestra una lucha por el honor de la familia, después de que fue estafada la hacienda. La chica recibe una bala por el héroe (Badú), el que, entonces, se casa con la hermana de la muchacha.

OBRAS CONSULTADAS:
2.- "El Siglo XIX". No. 12892 del 27 de Mayo de 1881.
6.- "El Monitor Republicano". No. 82 del 6 de Abril de 1882.
7.- "El Corrido de Valentín Mancera". Imprenta de Antonio Vanegas Arroyo.

TOMADO DE:
Historia de la Ciudad de Celaya
Luis Velasco y Mendoza
Tomo III
México, D.F.
1948
Pags. 153, 155, 158-161



Eugenio Amézquita

La Santa Sede, a través de la Penitenciaría Apostólica emitió un Decreto para ganar indulgencias especiales debido a la pandemia del Coronavirus. Dicho decreto establece una serie de acciones a realizar para ganar el beneficio de la indulgencia plenaria.

Reproducimos a continuación el texto del documento y el enlace de dónde puede ser obtenido en su versión oficial.

Decreto de la Penitenciaría Apostólica relativo a 
la concesión de indulgencias especiales a los fieles en la actual situación de pandemia, 20.03.2020 

PENITENCIARÍA APOSTÓLICA

DECRETO

Se concede el don de Indulgencias especiales a los fieles que sufren la enfermedad de Covid-19, comúnmente conocida como Coronavirus, así como a los trabajadores de la salud, a los familiares y a todos aquellos que, en cualquier calidad, los cuidan.

“Con la alegría de la esperanza; constantes en la tribulación; perseverantes en la oración”(Rom 12:12). Las palabras escritas por San Pablo a la Iglesia de Roma resuenan a lo largo de toda la historia de la Iglesia y orientan el juicio de los fieles ante cada sufrimiento, enfermedad y calamidad.

El momento actual que atraviesa la humanidad entera, amenazada por una enfermedad invisible e insidiosa, que desde hace tiempo ha entrado con prepotencia a formar parte de la vida de todos, está jalonado día tras día por angustiosos temores, nuevas incertidumbres y, sobre todo, por un sufrimiento físico y moral generalizado.

La Iglesia, siguiendo el ejemplo de su Divino Maestro, siempre se ha preocupado de cuidar a los enfermos. Como indicaba San Juan Pablo II, el valor del sufrimiento humano es doble: " Sobrenatural y a la vez humano. Es sobrenatural, porque se arraiga en el misterio divino de la redención del mundo, y es también profundamente humano, porque en él el hombre se encuentra a sí mismo, su propia humanidad, su propia dignidad y su propia misión." (Carta Apostólica Salvifici Doloris, 31).

También el Papa Francisco, en estos últimos días, ha manifestado su cercanía paternal y ha renovado su invitación a rezar incesantemente por los enfermos de Coronavirus.

Para que todos los que sufren a causa del Covid-19, precisamente en el misterio de este padecer, puedan redescubrir "el mismo sufrimiento redentor de Cristo" (ibíd., 30), esta Penitenciaría Apostólica, ex auctoritate Summi Pontificis, confiando en la palabra de Cristo Señor y considerando con espíritu de fe la epidemia actualmente en curso, para vivirla con espíritu de conversión personal, concede el don de las Indulgencias de acuerdo con la siguiente disposición.

Se concede la Indulgencia plenaria a los fieles enfermos de Coronavirus, sujetos a cuarentena por orden de la autoridad sanitaria en los hospitales o en sus propias casas si, con espíritu desprendido de cualquier pecado, se unen espiritualmente a través de los medios de comunicación a la celebración de la Santa Misa, al rezo del Santo Rosario, a la práctica piadosa del Vía Crucis u otras formas de devoción, o si al menos rezan el Credo, el Padrenuestro y una piadosa invocación a la Santísima Virgen María, ofreciendo esta prueba con espíritu de fe en Dios y de caridad hacia los hermanos, con la voluntad de cumplir las condiciones habituales (confesión sacramental, comunión eucarística y oración según las intenciones del Santo Padre), apenas les sea posible.

Los agentes sanitarios, los familiares y todos aquellos que, siguiendo el ejemplo del Buen Samaritano, exponiéndose al riesgo de contagio, cuidan de los enfermos de Coronavirus según las palabras del divino Redentor: "Nadie tiene mayor amor que éste: dar la vida por sus amigos" (Jn 15,13), obtendrán el mismo don de la Indulgencia Plenaria en las mismas condiciones.

Esta Penitenciaría Apostólica, además, concede de buen grado, en las mismas condiciones, la Indulgencia Plenaria con ocasión de la actual epidemia mundial, también a aquellos fieles que ofrezcan la visita al Santísimo Sacramento, o la Adoración Eucarística, o la lectura de la Sagrada Escritura durante al menos media hora, o el rezo del Santo Rosario, o el ejercicio piadoso del Vía Crucis, o el rezo de la corona de la Divina Misericordia, para implorar a Dios Todopoderoso el fin de la epidemia, el alivio de los afligidos y la salvación eterna de los que el Señor ha llamado a sí.

La Iglesia reza por los que estén imposibilitado de recibir el sacramento de la Unción de los enfermos y el Viático, encomendando a todos y cada uno de ellos a la Divina Misericordia en virtud de la comunión de los santos y concede a los fieles la Indulgencia plenaria en punto de muerte siempre que estén debidamente dispuestos y hayan rezado durante su vida algunas oraciones (en este caso la Iglesia suple a las tres condiciones habituales requeridas). Para obtener esta indulgencia se recomienda el uso del crucifijo o de la cruz (cf. Enchiridion indulgentiarum, n.12).

Que la Santísima Virgen María, Madre de Dios y de la Iglesia, Salud de los Enfermos y Auxilio de los Cristianos, Abogada nuestra, socorra a la humanidad doliente, ahuyentando de nosotros el mal de esta pandemia y obteniendo todo bien necesario para nuestra salvación y santificación.

El presente decreto es válido independientemente de cualquier disposición en contrario.

Dado en Roma, desde la sede de la Penitenciaría Apostólica, el 19 de marzo de 2020.

Mauro. Card. Piacenza
Penitenciario Mayor

Krzysztof Nykiel
Regente

El original se puede encontrar en: https://press.vatican.va/content/salastampa/es/bollettino/pubblico/2020/03/20/pande.html

Se aclara que para poder ganar la Indulgencia Plenaria se requiere:
-Estar confesado
-Comulgado-
-Oración por las intenciones del Papa


Eugenio Amézquita

El Centro Interactivo del Conocimiento, XIMHAI, te invita los días 25 y 26 de enero de 2020 a que disfrutes la película CHARLIE Y LA FÁBRICA DE CHOCOLATE, a las 10:30 horas.

El acceso con boleto de entrada al Centro del Conocimiento XIMHAI. Niños, 10.00 pesos y Adultos 21.00 pesos.

Ficha filmográfica




Título original
Charlie and the Chocolate Factory


Año
2005

Duración
116 min.


País
Estados Unidos

Dirección
Tim Burton


Guión
John August (Novela: Roald Dahl)

Música
Danny Elfman

Fotografía
Philippe Rousselot

Reparto
Johnny Depp, Freddie Highmore, David Kelly, Deep Roy, Helena Bonham Carter, Noah Taylor, James Fox, Julia Winter, Missi Pyle, AnnaSophia Robb, Adam Godley, Jordan Fry, Christopher Lee, Franziska Troegner, Philip Wiegratz, Eileen Essell, Liz Smith, David Morris, Nitin Ganatra

Productora
Warner Bros. / Village Roadshow

Género
Fantástico. Comedia. Infantil | Remake

Sinopsis
Charlie Bucket (Freddie Highmore), un niño muy bueno de una familia muy pobre, gana un concurso para disfrutar de una visita de un día a la gigantesca fábrica de chocolate del excéntrico Willy Wonka (Johnny Depp) y su equipo de Oompa-Loompas. Cuatro niños más de diferentes partes del mundo lo acompañarán a través de un mundo fantástico y mágico lleno de diferentes sabores.

Premios
2005: Nominada al Oscar: Mejor vestuario
2005: Nominada al Globo de Oro: Mejor actor de comedia o musical (Johnny Depp)
2005: 4 nominaciones a los Premios BAFTA, incluyendo mejor vestuario y efectos visuales
2005: Critics' Choice Awards: Mejor actor joven (Highmore). 2 nominaciones
2005: Asociación de Críticos de Chicago: Nominada a Mejor banda sonora

Críticas
Adaptación de un popular cuento para niños. En Estados Unidos obtuvo buenas críticas y un gran éxito de taquilla.
"Una dulce historia deliciosamente imaginada por Dahl y lujosamente realizada por Burton. Llena de ingenio y alucinantes escenas"
Michael Wilmington: Chicago Tribune
"Siendo una maravilla de riqueza, diseño colorista y toque personal, el espeluznante y desconcertante Wonka de Depp tiende a eclipsar el resto de los atributos del film. (...) La aventura escapista más visualmente fascinante del verano."
Claudia Puig: USA Today
"Una unión perfecta entre autor y director"
Bill Gallo: Dallas Observer
"Aquí tenemos un film sobre niños y para niños que no pierde la esencia de lo que realmente significa ser un niño."
Kirk Honeycutt: The Hollywood Reporter
"Ingeniosa, maravillosa y libremente imaginada, (...) reparte una avalancha de azúcar que dura durante días"
Olly Richards: Empire
"Una película casi redonda. Una divertida, ensoñadora, crítica, aleccionadora historia para chicos y grandes, especialmente destinada a niños mimados"
Javier Ocaña: Diario El País
"La adaptación, clara. Johnny Depp, espeso. (...) empieza de fábula, pero es llegar a la fábrica y el encanto empieza a desvanecerse (...) al fin y al cabo el texto es maravilloso y merece la pena degustar esta película (...) Puntuación: ★★★ (sobre 5)."
Federico Marín Bellón: Diario ABC

El pintor Agustín Jaramillo, en la inauguración de su exposición./ FOTO: Toño Hacha 
Eugenio Amézquita

El maestro Agustín Jaramillo inauguró el ciclo de exposiciones de APLACE, en el Kiosco de la Alameda Hidalgo de esta ciudad de Celaya, con su muestra denominada "De lo figurativo a lo abstracto".

Para darle un elemento más al arte que se presenta periódicamente en este sitio, se contó con la presencia de la Banda Municipal, bajo la dirección del maestro Bernabe Melendez Espinoza, teniendo la presenci ade diversos artistas así como escritores y fotógrafos artísticos así como bailarines del tradicional Danzón.

La actual presidenta de Asociación Plástica Celayense, Lic. Cristina Dueñas así como los integrantes de esta agrupación de artistas, dieron inicio a un nuevo ciclo dentro de la citada galería y sitio de exposiciones ubicada en el Kiosco de la Alameda.

Se contó con la presencia del director del Instituto de Arte y Cultura de Celaya, Dagoberto Serrano, quien estuvo presente en la ceremonia efectuando junto con el destacado pintor celayense la apertura de la exposición, la cual ofrece al observador una serie de obras con diversos temas, técnicas así como otros elementos que provocan el placer estético.

Le acompañó Diana Jaramillo, hija del pintor y que actualmente radica en Francia pero quien vino especialmente de visita y a estar presente en este aranque 2020 de l Asociación Plástica Celayense.

Mons. Benjamín Castillo Plascencia, IV Obispo de Celaya./ FOTO: Eugenio Amézquita Velasco

Eugenio Amézquita 

Mons. Benjamín Castillo Plascencia Castillo, obispo de Celaya, cumplirá este 8 de enero de 2020, exactamente 20 años de haber sido ordenado obispo de manos de Mons. Juan Cardenal Sandoval Íñiguez, quien fuera Arzobispo de Guadalajara, ahora emérito.

El Pastor de la Diócesis de Celaya, nació el 9 de septiembre de 1945 en Ixtlahuacán del Río, Jalisco. Fue ordenado presbítero el 14 de abril de 1974 para la Arquidiócesis de Guadalajara. El 18 de noviembre de 1999 fue preconizado obispo Auxiliar de Guadalajara, Jalisco y Obispo de Sufasat.

Es ordenado obispo el 8 de enero del año 2000, siendo prácticamente el primero o de los primeros de los consagrados obispos del nuevo milenio.

Presidió la ceremonia de ordenación episcopal, como principal consagrador, el Cardenal Sandoval Íñiguez y como co-consagradores, el Arzobispo Justo Mullor, titular de Volsinium, y quien fuera Nuncio Apostólico en México así como por el Obispo Juan Navarro Rodríguez, entonces Obispo de San Juan de los Lagos.

El 29 de abril de 2010, Mons. Benjamín Castillo Plascencia tomó posesión como IV Obispo de Celaya. La ceremonia, en el estadio de Futbol "Miguel Alemán Valdez". FOTO:/ Eugenio Amézquita Velasco

El 8 de febrero de 2003 es preconizado obispo de Tabasco y el 29 de abril de 2010 es preconizado obispo de Celaya, Guanajuato.

De este último dato, se desprende que Mons. Castillo Plascencia cumplirá 10 años como obispo de Celaya.

Toma posesión de esta sede el 24 de junio de 2010, en una ceremonia realizada en el estadio de futbol "Miguel Alemán Valdez" de esta misma ciudad.

Un poco de la persona de Mons. Benjamín Castillo Plascencia

Mons. Benjamín Castillo Plascencia dio a conocer cómo se dio el llamado de su vocación sacerdotal.
Sonriente, amable y contento, el Obispo de Celaya recibe al periodista de este medio. Presta su propia pluma para anotar los datos y señala que “Mons. José Salazar López”, séptimo arzobispo de Guadalajara y cardenal de la Iglesia católica, fallecido en 1991, “fue quien me ordenó sacerdote el 14 de abril de 1974. Previamente, había sido yo ordenado diácono un año antes, en 1973, precisamente un 14 de abril”.

Va narrando su historia. “El 17 de noviembre de 1999, fui preconizado obispo auxiliar de Guadalajara por Su Santidad Juan Pablo II, y el 8 de enero de 2000 fui ordenado Obispo. El 8 de abril de 2003 tomé posesión como obispo de Tabasco”.

No hubo mucha dificultad en obtener las respuestas a las preguntas. Una sola bastó para que el mismo Mons. Castillo Plascencia desgranara la plática, recordando momentos agradables de su vida, de su niñez, de su juventud. “Fuimos 27 seminaristas los que recibimos el sacramento del orden en grado de presbiterado. A la fecha solamente vivimos 19, y a los 18 que conforman este equipo los he invitado a la Santa Misa donde daré gracias a Dios por este don de la misericordia de Dios”.

Es el único de estos 27 sacerdotes que alcanzó el episcopado.

Una pregunta es fundamental al Padre y Pastor de la Diócesis: ¿Cómo se dio el llamado, como se dio su vocación, Señor Obispo?

Al centro, Santo Toribio Romo, mártir mexicano y patrono de los Migrantes; a su derecha, su hermano Román Romo, quien luego también sería sacerdote y promotor de la vocación de Mons. Benjamín Castillo Plascencia./ FOTO: Archivo

Responde de inmediato. “Fue en la escuela parroquial de Santa Teresita”, localizada en Guadalajara justamente en la esquina de las calles Ramos Millán y Herrera y Cairo. “Era párroco el Pbro. Román Romo González, hermano carnal de Santo Toribio Romo”, el llamado “Santo patrono de los Migrantes”. Dicho sacerdote estuvo como párroco durante 48 años y falleció a los 77 años de edad, por una embolia.

Continúa Mons. Castillo Plascencia y fija la mirada en su escritorio. Vestido con una camisa blanca, su cruz pectoral y su anillo episcopal que precisan de manera visible el signo de su plenitud sacerdotal en el Episcopado, dice que “el padre Romo tenía un periódico parroquial que llamó “Lluvia de rosas”, recordando aquella promesa de Santa Teresita de Lisieux y donde aquel fiel párroco contaba la historia de la vida y martirio de su hermano, martirizado por odio a la fe en tiempos de la Persecución Cristera”.

“Ahí”, prosigue, “en la cercanía con la Santa Misa de todos los días a las siete de la mañana y misa obligatoria los sábados, confesión todos los viernes, la convivencia con sacerdotes recién ordenados que acudían a prestar servicio a la parroquia, fueron los elementos que fueron generando en mi el llamado”.

“El Pbro. Alejandro Robles, fue mi maestro de liturgia y de ahí también se empezaron a dar signos a través de sus consejos. En mi familia, dos tíos sacerdotes. Los padres Manuel y Miguel Plascencia. Un ahijado de mi papá, sacerdote prefecto en el seminario de Lagos de Moreno, el padre Ramiro Ramírez, de Atemajac fueron otros aspectos que se sumaron al llamado”.

Sonríe. Viene a la mente el recuerdo infantil. “En 5o. año de primaria me querían llevar al Seminario... y no me dejé”, y crece la sonrisa del Obispo de la Diócesis de Celaya. “En sexto de primaria, empecé a acudir al círculo vocacional. Fue el desaparecido Mons. Rafael García González”, quien llegaría a ser más tarde Obispo de la entonces Diócesis de León, Guanajuato, previamente obispo auxiliar de Guadalajara y décimo Obispo de Tabasco en diversas épocas y momentos, quien como promotor vocacional en aquellos ayeres se encargaría de llevarme al Seminario”. Años después, el mismo Mons. Benjamín Castillo Plascencia llegaría a ser obispo de Tabasco, el décimo segundo titular de esa diócesis.

“Tras mi ordenación, Juchipila se convirtió en mi primer destino”, abundó el pastor diocesano. Insiste el reportero si la vida familiar, el ambiente de la casa, influyó en su vocación al sacerdocio. Mons. Castillo Plascencia responde pausadamente, nuevamente con la vista fija en el escritorio y luego mira al periodista y dice: “Mi mamá”, doña María de Jesús Plascencia, “era de familia piadosa. Mi papá, Benjamín Castillo, miembro de la Asociación Guadalupana".

"Atento siempre al rezo del Santo Rosario. Parecería extraño que siendo el funcionario de Hacienda, cargo que era en aquellos tiempos visto como algo que presuntamente alejaría al empleado de cosas y temas de Dios y la religión, no fue así”.

En el año 2014, en sus bodas de rubí, estuvieron presentes los sacerdotes que junto a él se ordenaron. Le pedimos a Don Benjamín, como cariñosamente lo llaman sus sacerdotes que nos diga los nombres de sus compañeros que estuvieron presentes en su celebración de 40 años de sacerdocio. Nos dice que por ahí tienen la lista en las oficinas. El periodista le insiste en que le proporcione los nombres, y en un gesto de gentileza pasa una hoja de papel en blanco para que dicte los nombres. No hubo necesidad demás, el secretario canciller, Pbro. Juan Galván Sánchez, nos obsequia la lista.

Los 18 sacerdotes que fueron invitados en esa ocasión y que también cumplieron 40 años de presbiterado, obviamente incluyéndolo a él, son el padre José Luis Llamas Salazar, que actualmente está en El Salto, Jalisco. Padre Salvador Pérez Barba, quien radica en Guadalajara. Padre José Islas Pérez, Cofradía de La Luz, Jalisco. Padre Felipe de Jesús Rodríguez, de Tototlán, Jalisco. El Padre Luis Enrique Sinohui, que radica en Hermosillo, Sonora. El Padre Severo Castellanos, que realiza su ministerio en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.

También el Padre José Trinidad Quiroz López, que efectúa su ministerio en Buenavista, municipio de Ixtlahuacan de los Membrillos, Jalisco. Padre Humberto Gómez, que radica en Tizapán el Alto, Jalisco. Padre Raúl Ríos Jara, radicado en Huaxtla, Jalisco. Padre José de Jesús Díaz Navarro, radicado en Ameca, Jalisco. Padre José Luis Pérez Barba, radicado en la Barca, Jalisco. Padre Ezequiel Jiménez, radicado en Tijuana, Baja California. Padre Luis Muñoz, radicado en Ojo de Agua de Latillas, Jalisco. Padre Miguel Cortés, Culiacán, Sinaloa. Padre Pedro Márquez Camarena, en Zapopan, Jalisco. Padre Amado Álvarez Santana, radicado en Unión de Tula, Jalisco. Padre Fernando Cañedo, radicado en Autlán Jalisco y Padre Gumaro Díaz, radicado en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.

Los preparativos

Ese día de 2014, el Pbro. Gilberto Rico Gómez, vicario episcopal de la Comisión Diocesana de Pastoral Litúrgica, anunció durante reunión especial en el Obispado de Celaya, que la fecha de la Misa Crismal, ceremonia litúrgica donde se bendicen por el Obispo los aceites que se emplean para los sacramentos del Orden, unción de los enfermos, confirmación y bautismo, se cambiaría por única vez en este año, del martes santo al lunes santo, coincidiendo así la fecha del 14 de abril con la celebración del 40 aniversario sacerdotal del Sr. Obispo.

Acompañado en esa entrevista por los presbíteros Fernando Manríquez, párroco de Jesús Nazareno, en Atotonilco; Antonio Torres Ramírez, rector de tercera Orden, en Dolores Hidalgo y Fray Juan Chávez Saavedra OFM, rector y guardián del templo de San Francisco de Asís, en San Miguel de Allende, expresó que la Santa Misa Crismal será el 14 de abril de 2014 a las 11:00 horas en el templo de San Francisco de Asís, en Celaya. En esta misma ceremonia será la acción de gracias por los 40 años sacerdotales de Mons. Benjamín Castillo Plascencia.

Previamente, a las 10:00 horas, se efectuó una hora santa sacerdotal en la Santa Iglesia Catedral y luego será la Santa Misa Crismal y al finalizar se ofreció una comida en honor del Sr. Obispo y de los 18 sacerdotes que también cumplen sus respectivas Bodas de Rubí, es decir, el cuadragésimo aniversario.

En la Santa Misa Crismal, los sacerdotes se congregan para también renovar los compromisos sacerdotales del celibato y obediencia al Obispo, tal y como lo hicieron el día de su ordenación presbiteral.

Finalmente, el Padre Rico Gómez expresó que el 25 de abril, Viernes de Octava de Pascua de Resurrección, se realizó la Misa por el Aniversario 40 de la Diócesis de Celaya, en la Calzada Independencia, donde se contó con nutrida asistencia de fieles.

Otros datos

Mons. Benjamín Castillo Plascencia nació el 9 de septiembre de 1945 en Ixtlahuacán del Río, Jalisco, siendo el segundo de una familia de nueve hermanos. Hijo de Benjamín Castillo Reza y de María de Jesús Plascencia. La familia Castillo Plascencia tuvo que emigrar a la población de Ahualulco del Mercado, Jalisco cuando Benjamín tenía tres años de edad y cuando cumplió los ocho ya vivían en Arandas, Jalisco.

Tiempo después ante la preocupación de que Benjamín recibiera una buena educación, fue enviado a casa de sus abuelos, en el barrio de Santa Teresita en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, para terminar sus estudios de primaria, mientras sus padres permanecieron en Arandas.

Ingresó al Seminario Diocesano de Guadalajara en junio de 1959, después de haber concluido la primaria. Realizó su año de servicio o magisterio en Lagos de Moreno, Jalisco, en el Instituto Laguense.

El diaconado se le confirió el 14 de abril de 1973, en la Iglesia Catedral de Guadalajara, por parte del Cardenal José Salazar López. Fue destinado a la parroquia de Tula, Hidalgo. Fue ordenado sacerdote el 14 de abril de 1974 por el mismo Cardenal José Salazar López.



Eugenio Amézquita

La Escuela Primaria José López Portillo, de la Colonia del Bosque, en Celaya, realizó su concurso interno de Cuenta Cuentos y Oratoria obteniendo los primeros lugares las alumnas Saraí Contreras Estrada, para la Categoría "A", del Tercer Grado Grupo "A"; María Karina Victoria Lemus, para la Categoría "B", del Sexto Grado "B" y Jimena Granados Portales, en Oratoria, representando al Sexto Grado "B".

La directora del plantel, Maestra Brenda Leticia Ocampo Vázquez, señaló que se tuvo una destacada e importante participación de los docentes de esta institución educativa, además de ponerse de manifiesto el deseo de representar a la institución en las siguientes etapas, todo bajo la promoción de la Delegación Regional de Educación Zona Este, que actualmente preside el Profr. José Manuel Subías Miranda.











Author Name

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.