Articlulos por "Aniversarios"

3-D Abel Cureño Acámbaro Accion Actores Adolescencia Adopcion Africa Alabanceros Alicia del Lago Amanda del Llano Ambiente campirano Amelia Wilhelmy America colonia America colonial Amistad Andrés Soler Ángel Garasa Ángel T. Sala Animacion Animales Aniversarios Antigua Grecia Antigua Roma Antiguo Egipto Antiguo Testamento Antonio Aguilar Antonio Banderas Año 1932 Año 1934 Año 1937 Año 1938 Año 1939 Año 1940 Año 1941 Año 1942 Año 1943 Año 1944 Año 1945 Año 1946 Año 1947 Año 1948 Año 1949 Año 1950 Año 1951 Año 1952 Año 1953 Año 1954 Año 1955 Año 1956 Año 1957 Año 1958 Año 1959 Año 1960 Año 1961 Año 1962 Año 1963 Año 1964 Año 1965 Año 1966 Año 1967 Año 1968 Año 1969 Año 1970 Año 1971 Año 1972 Año 1973 Año 1974 Año 1975 Año 1976 Año 1977 Año 1978 Año 1979 Año 1981 Año 1982 Año 1983 Año 1984 Año 1985 Año 1987 Año 1988 Año 1989 Año 1990 Año 1991 Año 1992 Año 1993 Año 1994 Año 1995 Año 1996 Año 1997 Año 1998 Año 1999 Año 2000 Año 2001 Año 2002 Año 2003 Año 2004 Año 2005 Año 2006 Año 2007 Año 2008 Año 2009 Año 2010 Año 2011 Año 2012 Año 2013 Año 2015 Año 2016 Año 2017 Año 2018 Año 2019 Años 1900 Años 1910-1919 Años 20 Años 30 Años 40 Años 50 Años 60 Años 70 Años 80 Apaseo el Alto Apaseo el Grande Archivo Histórico Armando Velasco Arreglista Arte Arte Basáltico Arte sacro Artes marciales Artesanias Artesanías Artesanos Articulos Artículos Artistas Asesinos en serie Asociación Plástica Celayense Atarjea Atletismo Atotonilco Audio Aventura espacial Aventuras Aventuras marinas Aves/Pajaros Baile Bandas de Viento Bares Barrio de San Antonio Barrio de Tierras Negras Basado en hechos reales Beatos Belico Bélico Biblia Biografico Blanca Estela Pavón Boletín Bomberos Botargas Boxeo Buddy Film Café Cultural de Acámbaro Cajeta Canal 22 Canal Once Cantantes Cantinflas Cañada de Caracheo Capa y espada Capilla de Nuestra Señora de los Dolores Capillas Carlos Francisco Rojas Gómez Carlos López Carlos López Moctezuma Carlos Orellana Carmen Montejo Carritos de Navidad y Posadas Casa de la Cultura de Celaya Casa del Diezmo de Celaya Catastrofes Celaya Celebraciones Celos Centro Cultural El Nigromante Centro Humanitario Caminemos Juntos Certamenes Chachita Charlton Heston Christiane Martell Ciencia ficcion Cine Cine épico Cine Español Cine familiar Cine independiente USA Cine Mexicano Cine Religioso Ciudades Patrimonio de la Humanidad Cocina Cocina Navideña Cocineras tradicionales Colaboradores Colegios & Universidad Colegios y Universidad Colonialismo Colonias Columba Dominguez Comedia Comedia de terror Comedia dramatica Comedia juvenil Comedia romantica Comic Comida tradicional Comonfort Compositor Conciertos Concursos Conferencias Conservatorio de Música de Celaya Consuelo Frank Consuelo Venancio Coroneo Coros Corridos Cortazar Crimen Cristo Cronistas Cuenta Cuentos Cultura Cursos Cyberpunk Dagoberto Serrano Sánchez Dante Gabriel Jimenez Muñoz Ledo Danzas Prehispánicas David Carracedo David Niven David Reynoso Delegación Regional de Educación Zona Este Delia Magaña Dengue Deporte Devociones Dia de los Fieles Difuntos Diocesis Diócesis de Celaya Diplomados Direccion de Formacion Artistica Distopia Doblaje Docentes Doctor Mora Documental Dolores del Rio Dolores Hidalgo Domingo Soler DOXIDI Drama Drama carcelario Drama de epoca Drama romántico Drama Social Edad Media Eduardo Vivas Educación Ejercito El Evangelio del día El santo del dia Emilio "Indio" Fernandez Emilio Fernández Emma Rodríguez En Directo Enfermedad Enrique Lucero Enseñanza Epoca de Oro del Cine Mexicano Ernesto Fiance Ernesto Gomez Cruz Esclavitud Escritores Escuelas Primarias Espionaje Espiritualidad Estanislao Schillinsky Etnias Eugenio Amezquita Eulalio Gonzalez "Piporro" Eventos EWTN Televisión Exequias Exportaciones Exposiciones Extraterrestres Fabian Solano Familia Fantasmas Fantastico Fantástico Ferias Fernando Fernandez Fernando Rey Fernando Soto "Mantequilla" Festivales Festividades Fiestas Fiestas Patronales Filipinas Fin del mundo Flor Silvestre Foro TV Foros Culturales Fotografías Frailes Franciscanos Franciscanos Francisco Rabal Francisco Sauza Vega Francisco Seva Rivadulla Fray Elías del Socorro Nieves OSA Fray José Pérez OFM Freddy Fernandez Fruta de horno Futuro postapocaliptico Ganadora de Oscars Gastronomía German Valdes "Tin Tan" Gloria Mange Gloria Morel Gobierno del Estado Gore Gran Depresion Guadalupe Radio Guanajuatenses en el cine Guanajuato Guanajuato Desconocido Guerra Chino- Japonesa II Guerra de Cuba Guerra de Secesion Guerra de Vietnam Guerra Fría Guerras Napoleonicas Hector Suarez Historia Historiadores Historico Holocausto Holocausto nuclear I Guerra Mundial Iglesia Iglesia Católica Ignacio Lopez Tarso Ignacio López Tarso II Guerra Mundial Imágenes Indulgencias Infancia Infantil Ing. Bulmaro Fuentes Instituto Municipal de Cultura y Arte de Celaya Internet/Inormatica Intriga IPN Irma Dorantes Italia Jalpa de Cánovas Jaral del Progreso Jet-Li Joaquín Cordero Joaquín Pardave Joaquín Pardavé John Wayne Jorge Arvizu Jorge Martínez de Hoyos Jorge Mistral Jorge Negrete José Alfredo Jiménez Jose Carlos Ruiz José Elías Moreno Juego Juegos olimpicos Julio Aldama Julissa Katy Jurado La India Maria La Retama Editorial León Leonardo Amezcua Ornelas Leyendas Libros Lince Mayor Liturgia de las Horas Lola Beltran Luis Aguilar Luis Leal Solares Lyka Madonnari Mafia Magia Manolo Fabregas Manuel "Loco" Valdes Manuel Palacios "Manolin" Mapas Marcelo Chavez Maria Elena Marques Maria Felix María Félix Maria Gentil Arcos Martha Valdez Marvel Comics Mauricio Garces Mayra Gutiérrez Medicina Mediometraje Melodrama México Travel Channel Miguel Arenas Miguel Inclán Miguel Manzano Mimí Derba Mineral de Pozos Miniserie de TV Mitologia Moisés Argüello Molcajete Mons. Víctor Alejandro Aguilar Ledesma Monstruos Movimiento Cristero Municipios Muñecos Museo de Celaya Historia Regional Museo de Celaya Octavio Ocampo Musica Música Música en vivo Musical Navidad Nazismo Neo-noir Nivel Básico Noreste de Guanajuato Noticias Novela Novenarios Nuestra Señora de los Remedios Nuevo Testamento Obispo Obispo Emérito Obituario Obra Publica Ocio y Ocampo OFM Oliver Hardy Oraciones Oratoria Orden de Frailes Menores Oscar Pulido Otomíes Padre Fernando Manriquez Cortes Padre Rogelio Segundo Escobedo Pamela Naomi Morales Lopez Pandemia Parábola Parodia Parroquia de Jesus Nazareno Parroquias Patrimonio de la Humanidad Pax Televisión Pedro Armendariz Pedro Armendáriz Pedro de Urdimalas Pedro Infante Pelicula de culto Pelicula de episodios Peliculas Películas Peliculas con Valores Peliculas de valores Peliculas Religiosas Peplum Peregrinaciones Periodismo Personajes Pesca Pintores Pintura Pobreza Policia Policiaco Politica Precuela Prehistoria Presbìteros Presentaciones Procesiones Provida Provincia Franciscana de los Santos Francisco y Santiago en México Provincia Franciscana de San pedro y San Pablo de Michoacan Pueblos Mágicos Purisima Concepción de Celaya Purísima del Rincón Racismo Radio Rafael Rivelles Rafael Soldara Luna Ramon Valdes Realismo Magico Recetas Recetas escolares Religion Religión Religiosidad popular Remake Rene Cardona Revolucion Francesa Revolucion Mexicana Revolución Mexicana Revolucion Rusa Road Movie Roberto Cañedo Robin Williams Robos & Atracos Robots Romance Rosita Arenas RT Rugby Sacerdotes Salvatierra San Juan de la Vega San Luis de la Paz San Miguel de Allende Santa Casa de Ejercicios de Atotonilco Santa Cruz de Juventino Rosas Santa Misa Santuario de Jesús Nazareno Sara Garcia Sara Montiel Satira Secretaria de Desarrollo Economico y Sustentable Secretaria de Educación de Guanajuato Secretaria de Salud de Guanajuato Secretaría de Turismo Secuela Secundaria General José María Morelos y Pavón Señor de los Trabajos Serie de TV Sierra Gorda Siglo IV Siglo VII Siglo XI Siglo XII Siglo XIII Siglo XIX Siglo XV Siglo XVI Siglo XVII Siglo XVIII Sobrenatural Soria Star Wars Steampunk Stop Motion Submarinos Superheroes Supervivencia Susana Guizar Talleres de Danza Tarimoro Teatro Tecnologico Nacional de Mexico en Celaya Telefilm Telenovelas Televisión Templo de la Tercera Orden Templo de San Francisco Templo de San Francisco de Celaya Templos Temporada Navideña Tenor Jesús Humberto Palato Pescador Terraza 5 Terror Terrorismo Thriller Titanic Toma de Posesion Toros Tortillas ceremoniales Trabajo/empleo Tradiciones Tradiciones religiosas Tresguerras Turismo Turismo Religioso TV Cuatro TV UNAM Ubicaciones Universidad de Celaya Universidad de Guanajuato UTSMA Valentín Mancera Venganza Viajes en el tiempo Victoria Vida campirana Vida Rural Vidas de santos Videos Virgen de Guadalupe Virgen Maria Viruta y Capulina Vitola Volcanes Western Whatsapp Wolf Ruvinskis Xichú Ximhai
Mostrando las entradas con la etiqueta Aniversarios. Mostrar todas las entradas


Eugenio Amézquita Velasco

Este martes 29 de junio, el Padre Juan Galván Sánchez, -de quien me precio contar con su amistad y sus consejos para componer mi camino cuando este tiende a descomponerse- cumple 30 años de sacerdote. Se dice fácil, pero es una vida dedicada a DIos, a su Iglesia y a sus hermanos sacerdotes. Secretario canciller de la diócesis de Celaya desde hace varios años es además moderador del Obispado de Celaya.
Nacido el 24 de noviembre de 1964 en San Luis de la Paz, la puerta de la Sierra Gorda es ordenado presbítero el 29 de junio de 1991.

En 2012 le hice una entrevista precisamente con motivo del día de su cumpleaños. Cumplía él 48 años en esa fecha, pero quiero traer nuevamente esa plática como un homenaje y reconocimiento fraterno de quien he aprendido muchas cosas. Con el simple hecho de saber la gran cantidad de amigos y personas que lo estiman en los sitios donde él ha estado sirviendo a Cristo y a su Iglesia, con eso me basta y es suficiente para que quienes le quieren bien, estén de acuerdo conmigo con este sencillo escrito. Lo he enriquecido con algunos videos que son momentos que considero interesantes en su caminar sacerdotal y el más reciente, la bienvenida al nuevo pastor electo de la diócesis de Celaya, Mons. Víctor Alejandro Aguilar Ledesma.



He aquí pues la entrevista, con las actualizaciones en fechas con respecto al momenbto de la entrevista, hace casi 9 años.

A casi 57 años de edad de distancia, en un día como hoy -24 de noviembre- y tras ver la primera luz, el Padre Juan Galván Sánchez continúa en su labor sacerdotal y en el servicio a sus hermanos presbíteros de la Diócesis de Celaya. Hoy, en una sencilla entrevista, nos comparte, con el corazón, lo que representa su mayor agradecimiento a Dios: el don de la vida.

Sentado en su sillón, llegamos a la puerta de su oficina, en la Curia Diocesana, y nos recibe con la amabilidad y generosidad de siempre y cede un poco de su tiempo para poder felicitarle y hacerle dos o tres preguntas, que compartimos a ustedes a través del siguiente video:




 Hace nueve años, -en el 2012- el Padre Juan Galván nos permitió hacerle una entrevista, está sí más amplia, al celebrar su XXI Aniversario como sacerdote, donde nos deja ver más de él y de cómo nuestro Señor Dios le concedió la gracia de la vocación. También les compartimos la misma:

La entrevista

Para quien conoce, ha caminado y saboreado la Sierra Gorda en el noreste del estado de Guanajuato, comprenderá el por qué Dios ha dado a la gente de esa parte de nuestra entidad y Diócesis un cariño especial por las cosas de Dios.

Padre Juan Galván Sánchez, en 2012.
El contacto con la naturaleza y el silencio propio de la serranía, son las condiciones perfectas para que el alma se ponga en comunicación con su Creador, con nuestro Padre Dios.

Esa es la sensación que uno tiene cuando uno platica con el Padre Galván Sánchez, forjado en medio de una familia humilde cuyos padres inculcaron en sus hijos el amor al Santo Rosario y a la Santa Misa, elementos que en conjunto crean las condiciones para que Dios pose su mirada en ésta y conceda la gracia y don de la vocación sacerdotal.

Tranquilamente sentado en una de las sillas giratorias del espacio que ocupa la Vicaría Episcopal de la Comisión Diocesana de Pastoral de Comunicaciones, empieza a narrar un poco de su vida y de los antecedentes que le llevaron de la mano al llamado al sacerdocio, hecho que se concretó el 29 de junio de 1991, es decir, hace 30 años.

- Sus papás, ¿quienes fueron?, le preguntamos al Padre Juanito, como sus amigos y hermanos sacerdotes en ocasiones le llaman.

Con voz pausada y amable, va respondiendo. Don Victorino Galván Arvizu y Doña Eugenia Sánchez Arvizu conformaron una familia con seis hijos que la bendición de Dios otorgó a este matrimonio. Originario de la comunidad de San José de la Cruz, en el municipio de San Luis de la Paz, considerado la puerta del noreste de Guanajuato. Una comunidad en plena zona serrana.



 Recuerda que la mayor parte de la niñez la realizó en San Luis de la Paz y "seguimos conservando la casa paterna", indicó. Esto mantiene la estrecha relación con sus raíces serranas, las cuales se ve de inmediato las mantiene vivas en su persona.

San Juan de los Rangeles, Primaria "Ignacio Zaragoza",
donde el entonces niño Juan Galván Sánchez hiciera sus
primeros estudios.
Sus primeros estudios los realizó en la primaria Ignacio Zaragoza, en la comunidad de San Juan de los Rangeles, para de ahí pasar a la cabecera municipal de San Luis de la Paz y cursar el nivel medio básico en la Escuela Secundaria Técnica No. 25, ubicada a la salida de la cabecera municipal rumbo a la comunidad del ahora Pueblo Mágico Mineral de Pozos, Gto.

No tarda en salir la sonrisa. "Yo lo que quería era llevar la especialidad o Taller de Mecanografía. Al final, la tecnología que acabé llevando fue la de Electricidad. Deseaba mecanografía porque quería darle oportunidad al gusto que tengo de escribir, pero el cupo estaba saturado e involuntariamente -o voluntariamente por parte de la escuela- me echaron a ese taller".

Hace aparición el suave llamado de la vocación al sacerdocio: Al final, ni técnico agropecuario, ni bachiller, ni profe.

"Al terminar la secundaria, nace la pregunta entre los compañeros: Y tú, Juan ¿A dónde te vas a ir? En aquel entonces, había pocas opciones en San Luis de la Paz. Los jóvenes ludovicenses sólo teníamos tres opciones. Una, los estudios de nivel medio superior de corte agropecuario en el llamado CETA No. 34, localizado en la Comunidad de La Huerta, a un costado de la carretera 57 que lleva a Piedras Negras, Coah. La segunda, la Preparatoria Oficial y, la tercera, estudiar para maestro de primaria, es decir, la Educación Normal Primaria en la escuela San Luis Rey. Eran las únicas opciones".

Templo parroquial de San Luis
de la Paz.
"Algunos de mis compañeros hablaban de irse a estudiar a la Universidad de Chapingo. Otros, acudir hasta Celaya al Instituto Tecnológico. Otros más a los planteles en Querétaro o de San Luis de la Paz".

"Pero, ya llevaba yo algunos elementos que me iban a empujar a estudiar y llevarme a algo sobrenatural. En alguna ocasión, mi familia, de catolicismo arraigado y de rezo de todas las noches del Santo Rosario, ya fuese mi madre o mi padre quienes dirigieran esta devoción y que no faltaba, además de acudir a la Santa Misa, ayudaron a conformar ese llamado. Yo pienso que aquí está parte de la clave".

Eran noches donde en el silencio de la Sierra Gorda o en la tranquilidad de San Luis de la Paz, donde el aparato de televisión o la computadora conectada al internet no se convertían entonces en el estorbo para manifestar, en un acto de amor, la devoción a Cristo y a su Madre. La pobreza material se convertía en gran ayuda para la Pobreza de Espíritu y se transforma a Dios en el Sumo Bien, Todo Bien, el Bien Total. El único tesoro para el corazón. De ahi la grandeza de las familias nacidas en estas latitudes. En ese ambiente fue creciendo la semilla sembrada en quien ahora es el Padre Juan Galván.

"Asi que", continúa narrándonos el Padre Juanito, "al término de mis estudios de secundaria, tuve el deseo de acercarme al párroco de la Parroquia San Luis Rey, en aquel entonces el Padre Manuel Urbina Mendoza", quien ya descansa en paz.

Cardenal Alberto Suárez Inda,
Arzobispo Emérito de Morelia
"En mi interior consideré y contemple la posibilidad del sacerdocio, entrar al Seminario. Sin consultar a nadie, yo sólo acudí a ver al Señor Cura de la Parroquia de San Luis Rey".

"Hable con el Padre Urbina y le dije que tenía inquietudes de entrar al Seminario y él muy amablemente me dio la carta, que es el documento necesario para acceder a esta máxima casa de estudios eclesiásticos de la Diócesis de Celaya, para acudir a ver a Don Alberto Suárez Inda, ahora Arzobispo de Morelia y en aquel entonces primer rector de la Diócesis de Celaya".

"Acudí primero con la carta al Obispado, lugar que años después se convertiría en el actual sitio donde presto mis servicios administrativos. Eran los tiempos en que el Padre y Pastor de nuestra Diócesis lo era Mons. Victorino Alvarez Tena".

"Aquí conocí a Don Alberto y las cosas se dieron fácilmente, con elementos de aprecio y afecto hacia mi. Se dio el caso que ya había pasado el pre-seminario, sólo faltaba el examen de admisión en el Colegio Marista, que en aquel entonces era la institución educativa que nos ofrecía sus espacios para cursar el bachillerato. Presente el examen, lo pasé e ingresé", sonríe.

El 8 de agosto de 1981, inicié mi presencia en el ambiente de la formación hacia el sacerdocio ministerial, ya en el ambito eclesial. Es decir, cumpliré 41 años de esta presencia en nuestra Diócesis, lo dice con alegría.

En el caminar del llamado al sacerdocio hay momentos de crisis. En algún momento ¿se dio esto, preguntamos? al Padre Juanito. "No considero que hubiese momentos de crisis, pero sí incertidumbre sobre cuál camino seguir. Sobre todo, esto se dio en la etapa de filosofía. Sin embargo, al finalizar este período de formación quedó clarificada la opción vocacional".

Sus padres, quienes gozan ya en el cielo, alcanzaron a ver y disfrutar en sus corazones devotos las ordenaciones diaconal y presbiteral de su hijo. ¡Cuánta alegría no debió darse en estos hermanos al ver el fruto de la oración familiar diaria en la casa, concretada en una vocación sacerdotal!

Mons. Jesús Humberto Velázquez
Garay
Hay un momento de reflexión que se plasma en la mirada del Padre Galván y dice: "Mi padre falleció el día que cumplí 41 años. La muerte es tristeza, pero a la vez es alegría para el corazón del cristiano. La tristeza del momento de la muerte queda eclipsada por la esperanza en la resurrección", acotó el presbítero.

El 29 de junio de 1991, a los 10 años de haber ingresado al Seminario, es ordenado sacerdote por la imposición de manos de Mons. Jesús Humberto Velázquez Garay. Tenía el Padre Juanito 27 años de edad cuando el Señor lo llamó y aceptó seguirlo renunciando a todo.

Recorriendo la Diócesis

El Padre Juanito se reclina sobre la silla giratoria, mira hacia el techo y empieza a recordar su peregrinar de servicio por la Diócesis durante estos años.

Su primer destino, la Parroquia San Diego de Alcalá, en el municipio de San Diego de la Unión. Mi primer párroco, recordó, lo fue el Pbro. Miguel Vázquez Lino, actual párroco en Rincón de Centeno, recordó con nostalgia.

"Posteriormente, acudí a estudiar a la Universidad Pontificia de México, para obtener el grado de licenciado en Derecho Canónico", indicó.

Regresé al Seminario Diocesano de Celaya siéndome encomendada la tarea de Coordinador Vocacional, teniendo como Rector a Mons. Luis Lozano Velasco.

Templo de la Santa Cruz, en Celaya.
De ahí, se me envió a Dolores Hidalgo CIN, Gto., a la rectoría del Templo de la Tercera Orden, iniciando ese período en la Parroquia La Asunción. Posteriormente se me destinó al Templo de San Felipe de Jesús, en la colonia Benito Juárez, de la ciudad episcopal y que casualmente luego fue erigida parroquia

Finalmente, soy enviado al templo de la Santa Cruz, en la calle de Morelos, donde era el rector. Dicha rectoría se encuentra dentro de la jurisdicción de la Parroquia La Asunción, puntualizó.

De ahí pasó a ser párroco de la Parroquia San Francisco de Asís, en Comonfort para luego regresar nuevamente a la Tercera Orden, en Dolores Hidalgo como rector de ese templo.

En cuanto a los cargos ocupados en la diócesis, el Pbro. Galván Sánchez ha sido decano en el Decanato de Dolores Hidalgo, sumando un global de siete años en este servicio.

También ha ocupado el cargo de Vicario Judicial Adjunto del Tribunal Eclesiástico, con un total de 4 años de servicio.

Pasó luego a ejercer durante cinco años, el cargo de Vicario Judicial en el Obispado.

Es invitado a integrarse a la planta de formadores docentes del Seminario Diocesano de Celaya y se convierte en Profesor de la asignatura de Derecho Canónico para los formandos del nivel de Teología.

Mons. Lázaro Pérez Jiménez, III Obispo de Celaya, le da el nombramiento de secretario canciller y moderador de la Curia, que es su cargo actual, desde el año 2007 como secretario y desde el 2010 a la fecha, moderador. Esta última función se la asigna el actual Obispo de Celaya, Mons. Benjamín Castillo Plascencia

¿Cuál es su recuerdo más grato en su vida presbiteral?, cuestionamos a nuestro entrevistado.

La siempre hermosa Sierra Gorda
de Guanajuato.
No necesita pensarlo mucho. "Mi recuerdo más grato en mi vida presbiteral, es el inicio de mi ministerio, que muchos sacerdotes consideramos como el "primer amor". Una entrega total a los fieles en el servicio, sobre todo en las comunidades. Se auna a esto la respuesta y disposición de las personas para recibir el mensaje. Esto da una conexión espiritual. Percibía la aceptación primero del mensaje y luego del portador del mensaje".

Su recuerdo más triste, ¿Cuál ha sido?, preguntamos con respeto.

"Quizá lo más triste, en lo humano para mi, fue la enfermedad de mi madre. Durante 10 años casi postrada por un derrame cerebral, afectándole su capacidad motriz. Se prolongó, pero fue una cruz llevadera con la ayuda de Dios".

"A lo largo del tiempo he ido consolidando la fe. Esto a través de las circunstancias y un sentido profundo de pertenencia a la Iglesia. Verla realmente como una familia y como lo que es".

"Es una familia en donde no hay vinculos de sangre, pero sí vinculos espirituales muy fuertes. En mi caso, ese pasar de los años ha logrado ello. Esto mismo hace que tenga el propósito de seguir sirviendo y trabajando".

El Padre Juanito, ya casi para terminar la amena entrevista donde devela parte de su vida, de los inicios de su vocación y de su servicio sacerdotal, nos pide tomar nota de lo siguiente para sintetizar este caminar y su estrecha relación con Cristo y su Iglesia, sembrada y cultivada en la oración y la Sagrada Eucaristía por sus padres: "Una frase de Juan Pablo II y que hago mía: ver el pasado con gratitud, vivir el presente con intensidad y el futuro con esperanza".

Un recuerdo que nos sirve de remate y reflexión sobre esta vida familiar y sacerdotal del Padre Juanito nos lo presenta con sencillez, en una actitud nacida en el ambiente de la Sierra Gorda, en la alegría de la música campesina serrana, del Huapango Arribeño y de la pobreza ancestral que la gente del noreste de Guanajuato vive desde hace muchos años, entre el caminar de horas en las terracerías y veredas para llegar a su destino y el duro trabajo en la tierra de temporal que, reseca, espera las lluvias venidas del Golfo de México:

"Ya siendo sacerdote, cuando ya no estaba mi papá, a veces llegaba yo a la casa de mi mamá, en esas salidas de visita a la familia".

"Ya no rezábamos el Santo Rosario. Ya no estaba el jefe de la casa y mi mamá pasaba por los padecimientos de su derrame cerebral".

"Pero mi madre tenía siempre estas palabras para mí: Reza por lo menos un Padre Nuestro antes de acostarte".


Homilía en la Santa Misa por los XXV Años
de Sacerdocio del Padre Juan Galván Sánchez.



Eugenio Amézquita Velasco

Hoy 24 de Noviembre, el Padre Juan Galván cumple años. 56 para ser exactos. Y esta entrevista realizada por mí ya hace varios años y los videos de entrevistas y eventos en que he estado presente, sean mi muestra del profundo agradecimiento al Padre Juanito, quien es el secretario canciller de la Diócesis de Celaya y de quien mucho he aprendido. Pesan en él más los aciertos que los desaciertos y de ello dan reconocimiento muchas personas. 

Oriundo de tierras Chichimecas, serrano a más no poder, hombre que no olvida el caminar en la vereda, el olor a la leña que sirve para cocer la comida, la reata y el caballo, la bolsa con la comida para salir a campear, los ladridos de los perros, el aire puro y fresco de la Sierra Gorda. 

Y ¿por qué no? El huapango arribeño, el zapateado en la tierra con el polvo que se levanta. La valona, el querreque, el son, la vihuela, la guitarra huapanguera y la alegría de esas sencillas pero grandes tierras del noreste de Guanajuato. Ha sabido lo que es estar cerca de la muerte y también cerca de la vida y eso le da una visión muy diferente del concepto que otros pudiéramos tener ene ste sentido.

A 56 años de distancia, en un día como hoy y tras ver la primera luz, el Padre Juan Galván Sánchez continúa en su labor sacerdotal y en el servicio a sus hermanos presbíteros de la Diócesis de Celaya. Hoy, en una sencilla entrevista, nos comparte, con el corazón, lo que representa su mayor agradecimiento a Dios: el don de la vida.

Sentado en su sillón, llegamos ala puerta de su oficina, en la Curia Diocesana, y nos recibe con la amabilidad y generosidad de siempre y cede un poco de su tiempo para poder felicitarle y hacerle dos o tres preguntas, que compartimos a ustedes a través del siguiente video:




Hace ocho años, el Padre Juan Galván nos permitió hacerle una entrevista, está sí más amplia, al celebrar su XXI Aniversario como sacerdote, donde nos deja ver más de él y de cómo nuestro Señor Dios le concedió la gracia de la vocación. Y con mucho gusto les compartimos la misma:

La entrevista

Para quien conoce, ha caminado y saboreado la Sierra Gorda en el noreste del estado de Guanajuato, comprenderá el por qué Dios ha dado a la gente de esa parte de nuestra entidad y Diócesis un cariño especial por las cosas de Dios.

Padre Juan Galván Sánchez, en 2012.
El contacto con la naturaleza y el silencio propio de la serranía, son las condiciones perfectas para que el alma se ponga en comunicación con su Creador, con nuestro Padre Dios.

Esa es la sensación que uno tiene cuando uno platica con el Padre Galván Sánchez, forjado en medio de una familia humilde cuyos padres inculcaron en sus hijos el amor al Santo Rosario y a la Santa Misa, elementos que en conjunto crean las condiciones para que Dios pose su mirada en ésta y conceda la gracia y don de la vocación sacerdotal.

Tranquilamente sentado en una de las sillas giratorias del espacio que ocupa la Vicaría Episcopal de la Comisión Diocesana de Pastoral de Comunicaciones, empieza a narrar un poco de su vida y de los antecedentes que le llevaron de la mano al llamado al sacerdocio, hecho que se concretó el 29 de junio de 1991, es decir, hace 29 años.

- Sus papás, ¿quienes fueron?, le preguntamos al Padre Juanito, como sus amigos y hermanos sacerdotes en ocasiones le llaman.

Con voz pausada y amable, va respondiendo. Don Victorino Galván Arvizu y Doña Eugenia Sánchez Arvizu conformaron una familia con seis hijos que la bendición de Dios otorgó a este matrimonio. Originario de la comunidad de San José de la Cruz, en el municipio de San Luis de la Paz, considerado la puerta del noreste de Guanajuato. Una comunidad en plena zona serrana.

Recuerda que la mayor parte de la niñez la realizó en San Luis de la Paz y "seguimos conservando la casa paterna", indicó. Esto mantiene la estrecha relación con sus raíces serranas, las cuales se ve de inmediato las mantiene vivas en su persona.

San Juan de los Rangeles, Primaria "Ignacio Zaragoza",
donde el entonces niño Juan Galván Sánchez hiciera sus
primeros estudios.
Sus primeros estudios los realizó en la primaria Ignacio Zaragoza, en la comunidad de San Juan de los Rangeles, para de ahí pasar a la cabecera municipal de San Luis de la Paz y cursar el nivel medio básico en la Escuela Secundaria Técnica No. 25, ubicada a la salida de la comunidad de Pozos, Gto.

No tarda en salir la sonrisa. "Yo lo que quería era llevar la especialidad o Taller de Mecanografía. Al final, la tecnología que acabé llevando fue la de Electricidad. Deseaba mecanografía porque quería darle oportunidad al gusto que tengo de escribir, pero el cupo estaba saturado e involuntariamente - o voluntariamente por parte de la escuela- me echaron a ese taller".

Hace aparición el suave llamado de la vocación al sacerdocio: Al final, ni técnico agropecuario, ni bachiller, ni profe.

"Al terminar la secundaria, nace la pregunta entre los compañeros: Y tú, Juan ¿A dónde te vas a ir? En aquel entonces, había pocas opciones en San Luis de la Paz. Los jóvenes ludovicenses sólo teníamos tres opciones. Una, los estudios de nivel medio superior de corte agropecuario en el llamado CETA No. 34, localizado en la Comunidad de La Huerta, a un costado de la carretera 57 que lleva a Piedras Negras, Coah. La segunda, la Preparatoria Oficial y, la tercera, estudiar para maestro de primaria, es decir, la Educación Normal Primaria en la escuela San Luis Rey. Eran las únicas opciones".

Templo parroquial de San Luis
de la Paz.
"Algunos de mis compañeros hablaban de irse a estudiar a la Universidad de Chapingo. Otros, acudir hasta Celaya al Instituto Tecnológico. Otros más a los planteles en Querétaro o de San Luis de la Paz".

"Pero, ya llevaba yo algunos elementos que me iban a empujar a estudiar y llevarme a algo sobrenatural. En alguna ocasión, mi familia, de catolicismo arraigado y de rezo de todas las noches del Santo Rosario, ya fuese mi madre o mi padre quienes dirigieran esta devoción y que no faltaba, además de acudir a la Santa Misa, ayudaron a conformar ese llamado. Yo pienso que aquí está parte de la clave".

Eran noches donde en el silencio de la Sierra Gorda o en la tranquilidad de San Luis de la Paz, donde el aparato de televisión o la computadora conectada al internet no se convertían entonces en el estorbo para manifestar, en un acto de amor, la devoción a Cristo y a su Madre. La pobreza material se convertía en gran ayuda para la Pobreza de Espíritu y se transforma a Dios en el Sumo Bien, Todo Bien, el Bien Total. El único tesoro para el corazón. De ahí la grandeza de las familias nacidas en estas latitudes. En ese ambiente fue creciendo la semilla sembrada en quien ahora es el Padre Juan Galván.

"Asi que", continúa narrándonos el Padre Juanito, "al término de mis estudios de secundaria, tuve el deseo de acercarme al párroco de la Parroquia San Luis Rey, en aquel entonces el Padre Manuel Urbina Mendoza".

Cardenal Alberto Suárez Inda,
Arzobispo Emérito de Morelia
"En mi interior consideré y contemple la posibilidad del sacerdocio, entrar al Seminario. Sin consultar a nadie, yo sólo acudí a ver al Señor Cura de la Parroquia de San Luis Rey".

"Hable con el Padre Urbina y le dije que tenía inquietudes de entrar al Seminario y él muy amablemente me dio la carta, que es el documento necesario para acceder a esta máxima casa de estudios eclesiásticos de la Diócesis de Celaya, para acudir a ver a Don Alberto Suárez Inda, ahora Arzobispo de Morelia y en aquel entonces primer rector de la Diócesis de Celaya".

"Acudí primero con la carta al Obispado, lugar que años después se convertiría en el actual sitio donde presto mis servicios administrativos. Eran los tiempos en que el Padre y Pastor de nuestra Diócesis lo era Mons. Victorino Alvarez Tena".

"Aquí conocí a Don Alberto y las cosas se dieron fácilmente, con elementos de aprecio y afecto hacia mi. Se dio el caso que ya había pasado el pre-seminario, sólo faltaba el examen de admisión en el Colegio Marista, que en aquel entonces era la institución educativa que nos ofrecía sus espacios para cursar el bachillerato. Presente el examen, lo pasé e ingresé", sonríe.

El 8 de agosto de 1981, inicié mi presencia en el ambiente de la formación hacia el sacerdocio ministerial, ya en el ambito eclesial. Es decir, cumpliré 31 años de esta presencia en nuestra Diócesis, lo dice con alegría.

En el caminar del llamado al sacerdocio hay momentos de crisis. En algún momento se dio esto, preguntamos al Padre Juanito. "No considero que hubiese momentos de crisis, pero sí incertidumbre sobre cuál camino seguir. Sobre todo, esto se dio en la etapa de filosofía. Sin embargo, al finalizar este período de formación quedó clarificada la opción vocacional".

Sus padres, quienes gozan ya en el cielo, alcanzaron a ver y disfrutar en sus corazones devotos las ordenaciones diaconal y presbiteral de su hijo. ¡Cuánta alegría no debió darse en estos hermanos al ver el fruto de la oración familiar diaria en la casa, concretada en una vocación sacerdotal!

Mons. Jesús Humberto Velázquez
Garay
Hay un momento de reflexión que se plasma en la mirada del Padre Galván y dice: "Mi padre falleció el día que cumplí 41 años. La muerte es tristeza, pero a la vez es alegría para el corazón del cristiano. La tristeza del momento de la muerte queda eclipsada por la esperanza en la resurrección", acotó el presbítero.

El 29 de junio de 1991, a los 10 años de haber ingresado al Seminario, es ordenado sacerdote por la imposición de manos de Mons. Jesús Humberto Velázquez Garay. Tenía el Padre Juanito 27 años de edad cuando el Señor lo llamó y aceptó seguirlo renunciando a todo.

Recorriendo la Diócesis

El Padre Juanito se reclina sobre la silla giratoria, mira hacia el techo y empieza a recordar su peregrinar de servicio por la Diócesis durante estos 21 años.

Su primer destino, la Parroquia San Diego de Alcalá, en el municipio de San Diego de la Unión. Mi primer párroco, recordó, lo fue el Pbro. Miguel Vázquez Lino, actual párroco en Rincón de Centeno, recordó con nostalgia.

"Posteriormente, acudí a estudiar a la Universidad Pontificia de México, para obtener el grado de licenciado en Derecho Canónico", indicó.

Regresé al Seminario Diocesano de Celaya siéndome encomendada la tarea de Coordinador Vocacional, teniendo como Rector a Mons. Luis Lozano Velasco.

Templo de la Santa Cruz, en Celaya.
De ahí, se me envió a Dolores Hidalgo CIN, Gto., a la rectoría del Templo de la Tercera Orden, iniciando ese período en la Parroquia La Asunción. Posteriormente se me destinó al Templo de San Felipe de Jesús, en la colonia Benito Juárez, de la ciudad episcopal y que casualmente será erigida parroquia

Finalmente, soy enviado al templo de la Santa Cruz, en la calle de Morelos, donde soy el actual rector. Dicha rectoría se encuentra dentro de la jurisdicción de la Parroquia La Asunción, puntualizó.

En cuanto a los cargos ocupados en la diócesis, el Pbro. Galván Sánchez ha sido decano en el Decanato de Dolores Hidalgo, sumando un global de siete años en este servicio.

También ha ocupado el cargo de Vicario Judicial Adjunto del Tribunal Eclesiástico, con un total de 4 años de servicio.

Pasó luego a ejercer durante cinco años, el cargo de Vicario Judicial en el Obispado.

Es invitado a integrarse a la planta de formadores docentes del Seminario Diocesano de Celaya y se convierte en Profesor de la asignatura de Derecho Canónico a los formandos del nivel de Teología.

Mons. Lázaro Pérez Jiménez, III Obispo de Celaya, le da el nombramiento de secretario canciller y moderador de la Curia, que es su cargo actual, desde el año 2007 como secretario y desde el 2010 a la fecha, moderador. Esta última función se la asigna el actual Obispo de Celaya, Mons. Benjamín Castillo Plascencia

¿Cuál es su recuerdo más grato en su vida presbiteral?, cuestionamos a nuestro entrevistado.

La siempre hermosa Sierra Gorda
de Guanajuato.
No necesita pensarlo mucho. "Mi recuerdo más grato en mi vida presbiteral, es el inicio de mi ministerio, que muchos sacerdotes consideramos como el "primer amor". Una entrega total a los fieles en el servicio, sobre todo en las comunidades. Se aúna a esto la respuesta y disposición de las personas para recibir el mensaje. Esto da una conexión espiritual. Percibía la aceptación primero del mensaje y luego del portador del mensaje".

Su recuerdo más triste, ¿Cuál ha sido?, preguntamos con respeto.

"Quizá lo más triste, en lo humano para mi, fue la enfermedad de mi madre. Durante 10 años casi postrada por un derrame cerebral, afectándole su capacidad motriz. Se prolongó, pero fue una cruz llevadera con la ayuda de Dios".

"A lo largo del tiempo he ido consolidando la fe. Esto a través de las circunstancias y un sentido profundo de pertenencia a la Iglesia. Verla realmente como una familia y como lo que es".

"Es una familia en donde no hay vínculos de sangre, pero sí vínculos espirituales muy fuertes. En mi caso, ese pasar de los años ha logrado ello. Esto mismo hace que tenga el propósito de seguir sirviendo y trabajando".

El Padre Juanito, ya casi para terminar la amena entrevista donde devela parte de su vida, de los inicios de su vocación y de su servicio sacerdotal, nos pide tomar nota de lo siguiente para sintetizar este caminar y su estrecha relación con Cristo y su Iglesia, sembrada y cultivada en la oración y la Sagrada Eucaristía por sus padres: "Una frase de Juan Pablo II y que hago mía: ver el pasado con gratitud, vivir el presente con intensidad y el futuro con esperanza".

Un recuerdo que nos sirve de remate y reflexión sobre esta vida familiar y sacerdotal del Padre Juanito nos lo presenta con sencillez, en una actitud nacida en el ambiente de la Sierra Gorda, en la alegría de la música campesina serrana, del Huapango Arribeño y de la pobreza ancestral que la gente del noreste de Guanajuato vive desde hace muchos años, entre el caminar de horas en las terracerías y veredas para llegar a su destino y el duro trabajo en la tierra de temporal que, reseca, espera las lluvias venidas del Golfo de México:


"Ya siendo sacerdote, cuando ya no estaba mi papá, a veces llegaba yo a la casa de mi mamá, en esas salidas de visita a la familia".

"Ya no rezábamos el Santo Rosario. Ya no estaba el jefe de la casa y mi mamá pasaba por los padecimientos de su derrame cerebral".

"Pero mi madre tenía siempre estas palabras para mí: Reza por lo menos un Padre Nuestro antes de acostarte".


Homilía en la Santa Misa por los XXV Años
de Sacerdocio del Padre Juan Galván Sánchez.

Mons. Benjamín Castillo Plascencia, IV Obispo de Celaya./ FOTO: Eugenio Amézquita Velasco

Eugenio Amézquita 

Mons. Benjamín Castillo Plascencia Castillo, obispo de Celaya, cumplirá este 8 de enero de 2020, exactamente 20 años de haber sido ordenado obispo de manos de Mons. Juan Cardenal Sandoval Íñiguez, quien fuera Arzobispo de Guadalajara, ahora emérito.

El Pastor de la Diócesis de Celaya, nació el 9 de septiembre de 1945 en Ixtlahuacán del Río, Jalisco. Fue ordenado presbítero el 14 de abril de 1974 para la Arquidiócesis de Guadalajara. El 18 de noviembre de 1999 fue preconizado obispo Auxiliar de Guadalajara, Jalisco y Obispo de Sufasat.

Es ordenado obispo el 8 de enero del año 2000, siendo prácticamente el primero o de los primeros de los consagrados obispos del nuevo milenio.

Presidió la ceremonia de ordenación episcopal, como principal consagrador, el Cardenal Sandoval Íñiguez y como co-consagradores, el Arzobispo Justo Mullor, titular de Volsinium, y quien fuera Nuncio Apostólico en México así como por el Obispo Juan Navarro Rodríguez, entonces Obispo de San Juan de los Lagos.

El 29 de abril de 2010, Mons. Benjamín Castillo Plascencia tomó posesión como IV Obispo de Celaya. La ceremonia, en el estadio de Futbol "Miguel Alemán Valdez". FOTO:/ Eugenio Amézquita Velasco

El 8 de febrero de 2003 es preconizado obispo de Tabasco y el 29 de abril de 2010 es preconizado obispo de Celaya, Guanajuato.

De este último dato, se desprende que Mons. Castillo Plascencia cumplirá 10 años como obispo de Celaya.

Toma posesión de esta sede el 24 de junio de 2010, en una ceremonia realizada en el estadio de futbol "Miguel Alemán Valdez" de esta misma ciudad.

Un poco de la persona de Mons. Benjamín Castillo Plascencia

Mons. Benjamín Castillo Plascencia dio a conocer cómo se dio el llamado de su vocación sacerdotal.
Sonriente, amable y contento, el Obispo de Celaya recibe al periodista de este medio. Presta su propia pluma para anotar los datos y señala que “Mons. José Salazar López”, séptimo arzobispo de Guadalajara y cardenal de la Iglesia católica, fallecido en 1991, “fue quien me ordenó sacerdote el 14 de abril de 1974. Previamente, había sido yo ordenado diácono un año antes, en 1973, precisamente un 14 de abril”.

Va narrando su historia. “El 17 de noviembre de 1999, fui preconizado obispo auxiliar de Guadalajara por Su Santidad Juan Pablo II, y el 8 de enero de 2000 fui ordenado Obispo. El 8 de abril de 2003 tomé posesión como obispo de Tabasco”.

No hubo mucha dificultad en obtener las respuestas a las preguntas. Una sola bastó para que el mismo Mons. Castillo Plascencia desgranara la plática, recordando momentos agradables de su vida, de su niñez, de su juventud. “Fuimos 27 seminaristas los que recibimos el sacramento del orden en grado de presbiterado. A la fecha solamente vivimos 19, y a los 18 que conforman este equipo los he invitado a la Santa Misa donde daré gracias a Dios por este don de la misericordia de Dios”.

Es el único de estos 27 sacerdotes que alcanzó el episcopado.

Una pregunta es fundamental al Padre y Pastor de la Diócesis: ¿Cómo se dio el llamado, como se dio su vocación, Señor Obispo?

Al centro, Santo Toribio Romo, mártir mexicano y patrono de los Migrantes; a su derecha, su hermano Román Romo, quien luego también sería sacerdote y promotor de la vocación de Mons. Benjamín Castillo Plascencia./ FOTO: Archivo

Responde de inmediato. “Fue en la escuela parroquial de Santa Teresita”, localizada en Guadalajara justamente en la esquina de las calles Ramos Millán y Herrera y Cairo. “Era párroco el Pbro. Román Romo González, hermano carnal de Santo Toribio Romo”, el llamado “Santo patrono de los Migrantes”. Dicho sacerdote estuvo como párroco durante 48 años y falleció a los 77 años de edad, por una embolia.

Continúa Mons. Castillo Plascencia y fija la mirada en su escritorio. Vestido con una camisa blanca, su cruz pectoral y su anillo episcopal que precisan de manera visible el signo de su plenitud sacerdotal en el Episcopado, dice que “el padre Romo tenía un periódico parroquial que llamó “Lluvia de rosas”, recordando aquella promesa de Santa Teresita de Lisieux y donde aquel fiel párroco contaba la historia de la vida y martirio de su hermano, martirizado por odio a la fe en tiempos de la Persecución Cristera”.

“Ahí”, prosigue, “en la cercanía con la Santa Misa de todos los días a las siete de la mañana y misa obligatoria los sábados, confesión todos los viernes, la convivencia con sacerdotes recién ordenados que acudían a prestar servicio a la parroquia, fueron los elementos que fueron generando en mi el llamado”.

“El Pbro. Alejandro Robles, fue mi maestro de liturgia y de ahí también se empezaron a dar signos a través de sus consejos. En mi familia, dos tíos sacerdotes. Los padres Manuel y Miguel Plascencia. Un ahijado de mi papá, sacerdote prefecto en el seminario de Lagos de Moreno, el padre Ramiro Ramírez, de Atemajac fueron otros aspectos que se sumaron al llamado”.

Sonríe. Viene a la mente el recuerdo infantil. “En 5o. año de primaria me querían llevar al Seminario... y no me dejé”, y crece la sonrisa del Obispo de la Diócesis de Celaya. “En sexto de primaria, empecé a acudir al círculo vocacional. Fue el desaparecido Mons. Rafael García González”, quien llegaría a ser más tarde Obispo de la entonces Diócesis de León, Guanajuato, previamente obispo auxiliar de Guadalajara y décimo Obispo de Tabasco en diversas épocas y momentos, quien como promotor vocacional en aquellos ayeres se encargaría de llevarme al Seminario”. Años después, el mismo Mons. Benjamín Castillo Plascencia llegaría a ser obispo de Tabasco, el décimo segundo titular de esa diócesis.

“Tras mi ordenación, Juchipila se convirtió en mi primer destino”, abundó el pastor diocesano. Insiste el reportero si la vida familiar, el ambiente de la casa, influyó en su vocación al sacerdocio. Mons. Castillo Plascencia responde pausadamente, nuevamente con la vista fija en el escritorio y luego mira al periodista y dice: “Mi mamá”, doña María de Jesús Plascencia, “era de familia piadosa. Mi papá, Benjamín Castillo, miembro de la Asociación Guadalupana".

"Atento siempre al rezo del Santo Rosario. Parecería extraño que siendo el funcionario de Hacienda, cargo que era en aquellos tiempos visto como algo que presuntamente alejaría al empleado de cosas y temas de Dios y la religión, no fue así”.

En el año 2014, en sus bodas de rubí, estuvieron presentes los sacerdotes que junto a él se ordenaron. Le pedimos a Don Benjamín, como cariñosamente lo llaman sus sacerdotes que nos diga los nombres de sus compañeros que estuvieron presentes en su celebración de 40 años de sacerdocio. Nos dice que por ahí tienen la lista en las oficinas. El periodista le insiste en que le proporcione los nombres, y en un gesto de gentileza pasa una hoja de papel en blanco para que dicte los nombres. No hubo necesidad demás, el secretario canciller, Pbro. Juan Galván Sánchez, nos obsequia la lista.

Los 18 sacerdotes que fueron invitados en esa ocasión y que también cumplieron 40 años de presbiterado, obviamente incluyéndolo a él, son el padre José Luis Llamas Salazar, que actualmente está en El Salto, Jalisco. Padre Salvador Pérez Barba, quien radica en Guadalajara. Padre José Islas Pérez, Cofradía de La Luz, Jalisco. Padre Felipe de Jesús Rodríguez, de Tototlán, Jalisco. El Padre Luis Enrique Sinohui, que radica en Hermosillo, Sonora. El Padre Severo Castellanos, que realiza su ministerio en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.

También el Padre José Trinidad Quiroz López, que efectúa su ministerio en Buenavista, municipio de Ixtlahuacan de los Membrillos, Jalisco. Padre Humberto Gómez, que radica en Tizapán el Alto, Jalisco. Padre Raúl Ríos Jara, radicado en Huaxtla, Jalisco. Padre José de Jesús Díaz Navarro, radicado en Ameca, Jalisco. Padre José Luis Pérez Barba, radicado en la Barca, Jalisco. Padre Ezequiel Jiménez, radicado en Tijuana, Baja California. Padre Luis Muñoz, radicado en Ojo de Agua de Latillas, Jalisco. Padre Miguel Cortés, Culiacán, Sinaloa. Padre Pedro Márquez Camarena, en Zapopan, Jalisco. Padre Amado Álvarez Santana, radicado en Unión de Tula, Jalisco. Padre Fernando Cañedo, radicado en Autlán Jalisco y Padre Gumaro Díaz, radicado en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.

Los preparativos

Ese día de 2014, el Pbro. Gilberto Rico Gómez, vicario episcopal de la Comisión Diocesana de Pastoral Litúrgica, anunció durante reunión especial en el Obispado de Celaya, que la fecha de la Misa Crismal, ceremonia litúrgica donde se bendicen por el Obispo los aceites que se emplean para los sacramentos del Orden, unción de los enfermos, confirmación y bautismo, se cambiaría por única vez en este año, del martes santo al lunes santo, coincidiendo así la fecha del 14 de abril con la celebración del 40 aniversario sacerdotal del Sr. Obispo.

Acompañado en esa entrevista por los presbíteros Fernando Manríquez, párroco de Jesús Nazareno, en Atotonilco; Antonio Torres Ramírez, rector de tercera Orden, en Dolores Hidalgo y Fray Juan Chávez Saavedra OFM, rector y guardián del templo de San Francisco de Asís, en San Miguel de Allende, expresó que la Santa Misa Crismal será el 14 de abril de 2014 a las 11:00 horas en el templo de San Francisco de Asís, en Celaya. En esta misma ceremonia será la acción de gracias por los 40 años sacerdotales de Mons. Benjamín Castillo Plascencia.

Previamente, a las 10:00 horas, se efectuó una hora santa sacerdotal en la Santa Iglesia Catedral y luego será la Santa Misa Crismal y al finalizar se ofreció una comida en honor del Sr. Obispo y de los 18 sacerdotes que también cumplen sus respectivas Bodas de Rubí, es decir, el cuadragésimo aniversario.

En la Santa Misa Crismal, los sacerdotes se congregan para también renovar los compromisos sacerdotales del celibato y obediencia al Obispo, tal y como lo hicieron el día de su ordenación presbiteral.

Finalmente, el Padre Rico Gómez expresó que el 25 de abril, Viernes de Octava de Pascua de Resurrección, se realizó la Misa por el Aniversario 40 de la Diócesis de Celaya, en la Calzada Independencia, donde se contó con nutrida asistencia de fieles.

Otros datos

Mons. Benjamín Castillo Plascencia nació el 9 de septiembre de 1945 en Ixtlahuacán del Río, Jalisco, siendo el segundo de una familia de nueve hermanos. Hijo de Benjamín Castillo Reza y de María de Jesús Plascencia. La familia Castillo Plascencia tuvo que emigrar a la población de Ahualulco del Mercado, Jalisco cuando Benjamín tenía tres años de edad y cuando cumplió los ocho ya vivían en Arandas, Jalisco.

Tiempo después ante la preocupación de que Benjamín recibiera una buena educación, fue enviado a casa de sus abuelos, en el barrio de Santa Teresita en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, para terminar sus estudios de primaria, mientras sus padres permanecieron en Arandas.

Ingresó al Seminario Diocesano de Guadalajara en junio de 1959, después de haber concluido la primaria. Realizó su año de servicio o magisterio en Lagos de Moreno, Jalisco, en el Instituto Laguense.

El diaconado se le confirió el 14 de abril de 1973, en la Iglesia Catedral de Guadalajara, por parte del Cardenal José Salazar López. Fue destinado a la parroquia de Tula, Hidalgo. Fue ordenado sacerdote el 14 de abril de 1974 por el mismo Cardenal José Salazar López.

Author Name

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.